15/07/2022
Mesa de Trabajo en el Concejo Deliberante para intentar salvar a las lanchas amarillas

La conformarán representantes del CFP, Pesca de la Provincia, el Consorcio Portuario y los propios armadores de las catorce embarcaciones que todavía flotan en la banquina. En el recinto el deliberativo las declaró de Interés como “testimonio de la historia de la ciudad”.

Revista Puerto - Mar del Plata - Lanchitas amarillas - 02

Este jueves se aprobó en el departamento deliberativo del Partido de General Pueyrredon una resolución que declaró de Interés la preservación de las lanchas amarillas, las pocas que todavía flotan en la banquina del puerto marplatense.

Desde el Concejo Deliberante destacaron a las lanchas como “un testimonio de la historia de la ciudad” y como “patrimonio social e histórico”.

Los ediles también aprobaron la conformación de una Mesa de Trabajo para analizar la situación y pensar alternativas que permitan su permanencia en la actividad.

En los últimos meses la situación que atraviesan las lanchas amarillas y el riesgo tangible de que desaparezcan de la banquina fue abordado por miembros de la Defensoría del Pueblo, específicamente, Fernando Rizzi.

En distintas exposiciones el Defensor ha resumido la situación de este símbolo de la identidad del puerto local y parte de la memoria colectiva de generaciones de marplatenses y turistas que corre riesgos de desaparecer. Desde la Defensoría emitieron semanas atrás una resolución por la cual se declaró De Interés la preservación de las lanchas.

En ese contexto Rizzi ha marcado la involución del sector de la pesca artesanal que de más de 250 lanchas que supo lucir la dársena en el siglo pasado, ahora apenas cuenta con 14. Algunas, las que tienen permiso irrestricto, corren serios riesgos de formar parte de nuevos proyectos de reformulación pesquera por los cuales entregan el cupo de langostino y salen eyectadas del agua, como pasó recientemente con la Madonna Di Giardini, que intervino en la reformulación del Antonia D, de la familia Di Bonna o las decenas de lanchitas que fueron a desguace luego de que utilizaran sus permisos.

Si bien en la sesión de este jueves quedó conformada la Mesa de Trabajo, de la que participarán el Consorcio Portuario, la Dirección Provincial de Pesca, el Consejo Federal Pesquero, Sociedad de Patrones Pescadores y los propios propietarios de las embarcaciones, queda por saber cuál será su mecánica de funcionamiento y sobre todo, las estrategias que podrán desplegarse para alcanzar el objetivo, teniendo en cuenta que las embarcaciones están comprendidas dentro de una legislación nacional y bajo una autoridad de aplicación en otra órbita gubernamental.

Entre las posibles alternativas, el defensor Fernando Rizzi barajó el otorgamiento de “permisos de pesca artesanal, algún permiso turístico o cualquier otra forma en la cual estas lanchas nos sean desguazadas y, en cambio, sean preservadas. Hay que tener en cuenta que solo nos quedan catorce”, recordó.

El Defensor del Pueblo había expuesto la situación de las lanchas en la Comisión de Educación del HCD, y sobre todo las dificultades para mantenerlas activas, no solo ante los avances tecnológicos en el sector pesquero, sino también por la normativa vigente y la disponibilidad de los recursos.

“Una resolución de Pesca de la Nación bloquea la preservación porque cuando se vende el permiso de pesca, la lancha debe ir a desguace”, informó al respecto.

Este intento de la Defensoría del Pueblo por preservar a las lanchas amarillas no es nuevo. Ya hace más de 10 años el entonces edil Ricardo Alonso impulsó una declaración de Interés Municipal de la actividad de la flota artesanal a través de la Ordenanza 18774 de 2008.

Ojalá que este nuevo intento no sea fallido como aquel.