02/08/2022
En la estiba de Comodoro y Deseado reclaman por falta de actividad

El langostino ya se pesca en el Paralelo 42° y está lejos de los puertos del sur de Chubut y el norte de Santa Cruz. El sector de la estiba pide subsidios ante la baja de actividad. Un conflicto recurrente.

Revista Puerto - Santa Cruz y Comodoro Rivadavia - Estiba - 02

A menos de dos meses de iniciada la temporada de langostino en aguas nacionales, el recurso parece haber acelerado su proceso migratorio hacia el norte, hoy ya se pesca al borde del Paralelo 42°, y el corrimiento de la flota deja a los puertos del sur sin actividad.

Es la dinámica propia de la pesca que los buques opten por los puertos más cercanos para realizar sus desembarques, y el rápido alejamiento del recurso, que se empezó a pesca geográficamente a la altura del Golfo San Jorge, hace que sean cada vez menos los barcos opten por descargar en los puertos santacruceños o en Comodoro Rivadavia.

Esto disparó sobre el filo de la semana pasada un conflicto en Puerto Deseado, que incluyó un piquete en el ingreso a la ciudad, por parte de los estibadores que solicitaban el ingreso de barcos langostineros o que el estado provincial les abone subsidios; una práctica que ya les aportó resultados en conflictos similares anteriores.

El viernes tras la movilización del cuerpo de Infantería de la Policía de Santa Cruz a la Ruta 281, los estibadores disolvieron la manifestación levantando el bloqueo al tránsito, y se trasladaron hasta la Municipalidad donde consiguieron la promesa de autoridades provinciales de que ingresarían buques a descargar en las próximas semanas.

Lo cierto es que Santa Cruz ofrece cuota social de langostino a barcos que abastezcan plantas de esa provincia, ya que no es rentable para el buque hacer más de 35 horas de viaje de zona de pesca hasta Caleta Olivia o Puerto Deseado, y otras 35 horas para regresar, por los días efectivos de pesca que se pierden en el medio.

Algo similar ocurre con el puerto de Comodoro Rivadavia donde ha mermado fuerte la actividad, y solamente está ingresando un barco el San Genaro que tiene cuota social de langostino y abastece a una planta de esa ciudad, pero está en situación de desventaja respecto al resto de la flota porque para cumplir con la descarga en el puerto de la ciudad petrolera debe resignar capturas por los días que hace en viaje.

La Provincia de Chubut le ofreció cuota social de langostino a un barco que está en Puerto Madryn, pero con la condición que vaya a desembarcar las capturas a Comodoro Rivadavia para que la estiba tenga algunos jornales de trabajo, aunque las empresas que recibieron la propuesta de la Secretaria de Pesca desistieron de aceptarla porque no tiene sentido pescar ‘frente a Puerto Madryn’ y tener que perder más de dos días para ir y volver al Golfo San Jorge.

No solo no les interesa a las empresas esa modalidad, sino que también es resistida por los marineros y capitanes porque perder días de marea de pesca efectiva para que un grupo de estibadores tengan actividad no resulta viable en términos económicos. En ese contexto, resulta complejo atender las demandas de los estibadores del norte santacruceño y el sur chubutense.