03/08/2022
Hundieron al “Simbad” en el parque submarino “Cristo Rey”

Ocurrió este martes en Mar del Plata. El pesquero estaba fuera de servicio desde 2019 y le había cedido el permiso de pesca al fresquero “Niño Jesús de Praga”. Se recupera espacio operativo en muelles interiores y se suma nueva atracción para los amantes del buceo.

  • Revista Puerto - Mar del Plata - Hunden al pesquero Simbad en el parque marino Cristo Rey - 02
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Hunden al pesquero Simbad en el parque marino Cristo Rey - 03
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Hunden al pesquero Simbad en el parque marino Cristo Rey - 04
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Hunden al pesquero Simbad en el parque marino Cristo Rey - 05
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Hunden al pesquero Simbad en el parque marino Cristo Rey - 06
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Hunden al pesquero Simbad en el parque marino Cristo Rey - 07
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Hunden al pesquero Simbad en el parque marino Cristo Rey - 08
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Hunden al pesquero Simbad en el parque marino Cristo Rey - 09
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Hunden al pesquero Simbad en el parque marino Cristo Rey - 10
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Los dos remolcadores que lo trasladaron desde la Escollera Norte hasta el sitio del hundimiento demoraron más de dos horas en llegar en una travesía cargada de tensiones. Después de mucho esperar, trámites, sellos y pendientes levantados, este martes al mediodía se hundió al expesquero “Simbad” en el Parque Submarino “Cristo Rey” y dentro de unos días será la nueva atracción para los amantes del buceo. El puerto gana casi 50 metros de muelle que ocupaba este buque, que estaba inactivo desde 2019 y ya le había cedido su permiso al “Niño Jesús de Praga”.

El buque, que había sido donado por la empresa armadora (Ritorno, Sallustio y Cichiotti) al Club de Buceo, demoró dos horas en terminar de hundirse desde que los buzos de Jorge Canal liberaron las seis válvulas. A medida que el agua fue ganando espacio y hundiendo al buque, la maniobra cobró velocidad cuando comenzó a ingresar por los rumbos que se le habían hecho sobre el propio casco.

“Todo salió perfecto, redondo, mejor imposible”, contó Sergio Di Nápoli, de Remolcadores Mar del Plata quien sumó a dos de sus remolcadores, “Remarsa” desde proa y el “Ona Milagros” desde popa, en la maniobra para el traslado.

El operativo fue coordinado por el Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, Prefectura Naval Argentina y el Club de Buceo Thalassa. El buque quedó hundido a 24 metros de profundidad en la punta del Banco del Medio. “Quedó al lado de la boya que habíamos puesto”, contó Carlos Brelles, titular del club de buceo, ante la consulta de este medio.

El “Simbad”, de origen francés y botado en 1976, tiene 46 metros de eslora, 8,50 de manga y operó como pesquero de altura hasta 2019.  Una vez completados los trabajos de limpieza y descontaminación del casco se logró la autorización de hundimiento librada por el Ministerio de Ambiente bonaerense.

El parque submarino “Cristo Rey” está ubicado en la zona de la restinga. Es el único que existe en el frente marítimo de la provincia de Buenos Aires y hay proyectos para ampliarlo con al menos dos embarcaciones más en próximas etapas. Ya se trabaja para acondicionar al pesquero “Sirius” y también el “Romeo Ersini”, donde se reanudaron los trabajos semanas atrás.

Desde el Consorcio Portuario destacaron el doble objetivo que alcanzaron con el hundimiento del pesquero. “Además de permitirnos recuperar espacios operativos en muelles, enriquece una muy especial oferta recreativa y turística para la ciudad”, destacó Gabriel Felizia.

A través de un comunicado, desde la administración portuaria recordaron que hace dos años, durante una convocatoria que tuvo por sede la Escuela Nacional de Pesca, el Consorcio convocó a referentes de armadores de buques, escuelas de buceo, Prefectura Naval Argentina, autoridades de Medio Ambiente y organizaciones no gubernamentales vinculadas a la preservación ambiental para plantear y coordinar el hundimiento de cascos inactivos en espacios habilitados como opción para liberar frente de amarre en la terminal marítima, donde hay casi medio centenar de embarcaciones fuera de servicio.

Brelles vivió una jornada plena de emociones. “Después de tantos trámites y esperas, para nosotros es cumplir un sueño”.

En tanto desde el Consorcio destacaron la colaboración no solo de los remolcadores, los buzos y el club de buceo sino también de Prefectura, el Ministerio de Medio Ambiente y el astillero De Angelis, para lograr cristalizar el hundimiento del “Simbad”.