23/09/2022
El CFP tomó decisiones sobre varias pesquerías

Se presentó el estado de situación de la merluza negra, se aprobaron dos campañas de evaluación de centolla que comenzarán en octubre, se atendieron reclamos de las empresas que capturan vieira, se repartió merluza hubbsi y anchoíta a barcos que lo solicitaron.

Revista Puerto - BP Marcala I

El Consejo Federal Pesquero se reunión únicamente el día miércoles y hubo espacio para tratar otros temas además de los relacionados con la pesca de langostino. Se tomó conocimiento del estado de la pesquería de merluza negra, se definieron campañas de evaluación de centolla, se analizaron pedidos de cierre la unidad de manejo F y de eliminación de las sanciones por falta de explotación de cuota para la vieira en esa unidad. Por otra parte, se realizó reparto de merluza del Fondo de Administración y se respondió a la solicitud de pedido de anchoíta de una lanchita y un fresquero de altura (ver Tangoneros de cuatro empresas seguirán pescando para probar dispositivos de selectividad y Los datos que definieron el fin de la temporada de langostino).

Pesquería de merluza negra

Los consejeros presentaron un resumen del estado biológico de la pesquería a partir del informe remitido por el INIDEP. Sin demasiados detalles señalaron que la flota arrastrera registró las mayores capturas al sur del paralelo 47° de latitud Sur, obteniéndose el 99% dentro de las cuadrículas 5461, 5462 y 5463, que forman parte del Área de Veda de Juveniles de Merluza Negra. Según informaron, la proporción de ejemplares juveniles fue del 13%.

Señalaron que, en función del análisis del porcentaje de juveniles y el volumen de captura incidental, “se puede concluir que la pesquería argentina de merluza negra cumple con las medidas de regulación establecidas para la pesquería y se sugiere continuar con las mismas, con el embarque obligatorio de observadores a bordo y el estricto control en la prohibición de realizar operaciones dirigidas de pesca a menos de 800 metros de profundidad en las tres cuadrículas señaladas, a fin de minimizar la captura de juveniles de la especie”.

Finalmente se propuso realizar una campaña con un buque comercial, entre los meses de julio y septiembre, destinada a profundizar el conocimiento de los aspectos reproductivos y monitorear el impacto de la veda sobre el conjunto de la población.

Piden eliminar sanción por falta de explotación de cuota en la vieira

Las dos empresas que explotan el recurso, Glaciar Pesquera y Wanchese, han solicitado que no se les aplique penalidad por la falta de explotación de su cuota para la Unidad de Manejo F por considerar que no existe un volumen suficiente de ejemplares adultos que justifique explotar la esa zona. Pidieron además que se ordene el cierre total de esa unidad hasta el 2024.

Los consejeros antes de tomar una decisión han consultado al INIDEP acerca de para cuándo está previsto realizar la próxima campaña de evaluación de la UM F a fin de contar con una recomendación de Captura Máxima Permisible definitiva y solicitar, tanto al Instituto como a la Autoridad de Aplicación, que informen sobre la operatoria de los buques en esa ubicación durante los años 2021 y 2022.

Campañas de crustáceos bentónicos en octubre

Entre el 1 y el 5 de octubre comenzará la campaña de evaluación de centolla en el área central, ubicada entre los paralelos 43°30’ y 48° de latitud Sur, y desde la costa hasta el meridiano 62° 45’ de longitud Oeste, incluyendo las zonas de pesca de aguas nacionales al norte y sur del paralelo 46° S y aguas de jurisdicción de las provincias del Chubut y Santa Cruz, dentro del Golfo San Jorge.

La campaña será dividida en cuatro áreas de análisis en las que operarán, durante 20 días, cuatro barcos congeladores; y el fresquero San Jorge realizará 10 lances distribuidos en el sector costero del golfo.

Otra campaña se realizará durante la segunda quincena de octubre, por 15 días en el área sur, ubicada entre los paralelos 48° y 54°30’ de latitud Sur, desde la costa hasta aproximadamente la isobata de 100 metros, incluyendo las jurisdicciones de la Nación, Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. En este caso el área a prospectar se dividirá en cinco sectores que serán asignados a cada buque congelador designado, mientras que un buque fresquero realizará 15 lances costeros.

En las embarcaciones irán científicos y técnicos de las provincias y del INIDEP que buscarán determinar la distribución espacial, estructura de longitudes de caparazón, abundancia relativa y estado general de las distintas fracciones que componen el stock de centolla presente en las jurisdicciones que integran ambas áreas de manejo. También se buscará generar un índice de abundancia relativa estandarizado, que permita determinar la evolución interanual de la abundancia de la centolla comercial.

Las capturas de cada buque descontarán de la CMP que se establezca para cada zona, y se podrán procesar las capturas realizadas en tanto esto no interfiera con las actividades de investigación, advirtieron los consejeros.

Queda disponible una tercera parte del volumen de merluza

Se distribuyó merluza del Fondo de Administración, ese que engordan los tenedores de cuota ante la decisión de no explotarla sin penalización por decisión del Consejo Federal Pesquero. Se repartieron 1.900 toneladas y quedan aún disponibles 6.919,5 de las 17.025 toneladas que quedaron a disposición de la autoridad de aplicación.

Los barcos beneficiados en esta última entrega fueron: San Jorge Mártir; San Pascual; Sant’ Antonio; Vº María Inmaculada; Marcala I; Margot; Mellino I; Don Nicola; Tesón; Ponte Coruxo y Júpiter II. Los primeros cinco han recibido la parte mayoritaria del volumen de merluza disponible en el Fondo (ver Prospección de langostino y reparto de merluza).

Un barco y una lanchita interesados por la anchoíta

Los propietarios del barco fresquero de altura Belvedere y de la lanchita Viento Norte solicitaron la asignación de un volumen de captura de la Reserva de anchoíta (Engraulis anchoita) de la provincia de Buenos Aires. Se acordó otorgarle un cupo 850 toneladas al primero y de 500 toneladas a la segunda embarcación.