14/09/2022
Unida, la Industria Naval argentina conmemoró su Día

Organizado por el Consejo Económico y Social de la propia industria y sin anuncios de parte del Ministro de Defensa y el Secretario de Industria, el sector volvió a reclamar por una norma para regular la importación de buques usados, líneas de financiamiento, la articulación público-privada y el dragado del Canal Magdalena.

Revista Puerto - Celebran el Dia de la Industria Naval - 02
Por Roberto Garrone

La industria Naval Argentina celebró su día en la tarde del lunes con un acto oficial organizado por el Consejo Económico y Social de la propia industria que se desarrolló en el Consejo Provincial de Ingeniería Naval en CABA y contó con representantes de las cámaras empresarias, miembros de los astilleros públicos, sindicatos, fuerzas armadas y funcionarios gubernamentales como el ministro de Defensa, Jorge Taiana, el secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José De Mendiguren y el subsecretario de Pesca, Carlos Liberman.

El sector naval vinculado a la construcción de barcos pesqueros no atraviesa un buen momento pese a que el viernes pasado se colocó la quilla de un nuevo fresquero de altura en SPI y en las próximas semanas en Contessi se botará el primer barco financiado con créditos de la banca pública.

A ese contexto se refirió el propio Domingo Contessi como presidente de la FINA.  “En los últimos años el sector invirtió y creció (veinte botaduras en los últimos quince meses) porque tuvimos un acompañamiento del Estado inédito y es justo reconocerlo. Sin embargo, los éxitos en una industria de largo plazo se computan en el largo plazo. Desde los comienzos del año 2021 comenzamos a advertir que la inflación y el atraso cambiario con respecto al aumento de precios internos nos estaba haciendo perder competitividad. La inestabilidad en los últimos meses y el agotamiento de las reservas del BCRA agravó aún más la situación”.

En ese sentido, el dirigente se esperanzó en poder superar pronto la crisis  y “abocar toda la energía a la agenda pendiente en materia de normativa de importación de buques usados, de compatibilidad entre la actividad pública y privada, de construcción de buques para el Estado, de agilización de trámites con organismos públicos, de recuperación de la marina mercante y de nuestras vías navegables. Mientras tanto seguiremos trabajando e invirtiendo y confiando porque nos motiva esta pasión que es la industria naval argentina”.

Sandra Cipolla, presidenta de la ABIN, destacó la decisión del gobierno nacional de asignarle a la industria naval el carácter de estratégica para el desarrollo de la producción y el trabajo nacional. «Quiero además, resaltar el trabajo que ha venido realizando el Consejo Económico y Social de la Industria Naval que ha tenido la capacidad –sin dejar de analizar el contexto que atravesamos– de ponerse por encima de la coyuntura y generar los consensos para plantear una agenda de desarrollo del sector».

Como el Presidente de la FINA, Cipolla reiteró entre los ejes estratégicos del sector «la necesidad de un marco normativo en cuanto a la importación de buques usados, el financiamiento para la construcción de buques y artefactos navales, la articulación público-privada, el Canal Magdalena y la Vía Navegable Troncal, la marina mercante, el compre argentino, la integración regional y la inserción internacional”.

De parte de las autoridades no hubo anuncios concretos, apenas buenas intenciones. El ministro Jorge Taiana resaltó la importancia y la necesidad del Canal Magdalena que generará amplios beneficios. “Tenemos que lograr que la Argentina fluvial se comunique con facilidad con la atlántica”.

Por otra parte, aseguró que en el gobierno “trabajamos a partir de un concepto que busca articular una red entre el sector público y privado, que construya una red de proveedores y ser socios de un proyecto de desarrollo común para recuperar la flota mercante y la capacidad que tenemos”, sin dar detalles.

“Debemos pensar el desarrollo nacional, pensar la Argentina en el mundo y, sobre todo, privilegiar la producción por sobre la especulación”, dijo el Ministro. Con tasas de interés por las nubes, un dólar atrasado y problemas para importar insumos básicos es un tanto dificultoso privilegiar la producción.

Por su parte, el secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José Ignacio De Mendiguren, consideró que “estamos en un momento donde las decisiones políticas indispensables para que pueda existir y desarrollarse una industria de esta naturaleza están alineadas para que este sector vuelva a ser lo que alguna vez fue”.

El secretario General del SAON, Juan Speroni, puso el énfasis en los puntos que a su consideración resultan claves para el desarrollo del sector. En esa línea, resaltó la importancia de las líneas de financiamiento para la construcción de buques y artefactos navales –hoy suspendidas– y la regulación normativa en cuanto a la importación de buques usados.