03/11/2022
El SOMU espera y promete salir a fiscalizar

En la asamblea de ayer en la sede gremial de Mar del Plata, informaron las solicitudes a la patronal. Además del reajuste paritario piden conectividad a bordo, manutención, viáticos y bono de fin de año. Anticiparon que controlarán descargas en muelle como lo había decidido el SiCoNaRA aunque no pusieron fecha.

Revista Puerto - Mar del Plata - Asamblea del SOMU - 02
Por Roberto Garrone

La negociación por el reajuste salarial del segundo tramo de la paritaria para los trabajadores marítimos embarcados en la flota fresquera de altura en Mar del Plata está trabada casi desde que arrancó, un mes más tarde de lo previsto porque los referentes de las patronales no estaban en la ciudad.

En tanto desde las cámaras armadoras muestran cierta apatía en acordar, mientras buscan ante el gobierno beneficios que mejoren su competitividad, afectada por los aumentos de los costos y el atraso cambiario. Los gremios apelan a la paciencia como entendiendo que una medida de fuerza no los beneficia.

Ayer el SOMU realizó una asamblea informativa en las puertas de su sede sindical de Avenida Edison que no tuvo la participación que esperaban, tal vez porque se convocó de un día para el otro, pero que sirvió para palpar la ansiedad de los marineros por conseguir una actualización en los básicos.

Oscar Bravo y Damián Basail, referentes del gremio en la ciudad, hicieron uso de la palabra e informaron el estado de situación: falta de acuerdo y el 36% en cinco cuotas que ofrecieron las cámaras en el último encuentro como complemento al 45% alcanzado en la primera parte del año.

El reajuste ofrecido por las patronales no es en una sola cuota tampoco, sino en cinco: 12% en octubre y cuotas consecutivas del 6% entre noviembre y febrero, a valores de marzo de 2022. “Lo que ofrecen es una miseria cuando todos sabemos cuánto han aumentado los precios”, dijo Raúl, uno de los marineros participantes.

“Vamos a tener otra reunión (con la patronal) el martes que viene y el miércoles nos volvemos a reunir para informarles las novedades”, dijo Oscar Bravo que, en ningún momento dejó entrever la posibilidad de una medida de fuerza.

Entre los puntos que negocian con la patronal, además del reajuste, el Secretario General detalló la conectividad a bordo que no la tienen todos los buques, la manutención a cargo de las empresas y los viáticos para los marineros en barcos que combinan mareas en Mar del Plata y los puertos de Patagonia.

Acompañado por dirigentes del Centro de Patrones y del SiCoNaRA, ya terminada la asamblea, ante la consulta de este medio, Bravo aseguró que van a fiscalizar descargas en el muelle para controlar el peso y la cantidad de cajones.

El dirigente no brindó una fecha precisa sobre el inicio de este operativo. “Vamos a pegar donde más duele”, dijo enigmático.

Ya los conductores navales habían anticipado que realizarían este tipo de “auditorías” en muelle como una amenaza a las patronales. Los oficiales entienden que los cajones que no aparecerían en los partes de pesca y los kilos adicionales que traen en bodega afectan la liquidación por productividad.

Durante la asamblea reveló Bravo que también solicitaron un bono de fin de año, “para pasar unas fiestas dignas como todos nos merecemos”, dijo el dirigente. Luego, en lo estrictamente asambleario, contestó preguntas puntuales referidas a la flota congeladora y al precio del calamar en la flota potera. “Vamos a esperar; no queremos apresurarnos a firmar algo que luego quede desfasado con la inflación”, dijo en referencia al precio del molusco.

Sorprendió Bravo cuando aseguró a este medio que hay una empresa, a la que no nombró, pero aseguró que es “de las importantes” con la que están negociando un reajuste como el que solicitan: 50% adicional hasta diciembre, en dos cuotas.

Por último, el Secretario General también reveló que hay algunas empresas que ya están entregando sumas a cuenta. “La situación de muchos de nuestros compañeros no puede esperar más y algunas empresas lo entienden”, remarcó.