28/11/2022
Leandro Ciccolella y Pedro Baldino se quedan con El Marisco

Los empresarios de la pesca marplatense adquirieron las acciones de la tradicional firma de la familia Di Leva. La operación incluye los tres fresqueros de altura, su cuota de merluza, el frigorífico y la pyme “Sebastián Gaboto”.

Revista Puerto - Mar del Plata - Venta de la firma El Marisco - BP Sirius II - 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

Una tradicional empresa marplatense cambia de manos. Los armadores Leandro Ciccolella y Pedro Baldino compraron las acciones de “El Marisco SA”, de la familia Di Leva.

La operación incluye los tres fresqueros de altura: “Marisco”, “Marisco II” y “Sirius II”, sus permisos de pesca, su cuota de merluza, el frigorífico sobre calle San Salvador al 4700 y la Pyme “Sebastián Gaboto” que en realidad pertenece a la empresa “Friopesca SA”, que también integra el paquete. “La operación está hecha. No está el monto porque se inició una auditoría para determinar los pasivos”, señaló una fuente confiable sobre la operatoria.

En “El Marisco” trabajan casi cien obreros del pescado registrados bajo convenio colectivo, mayoritariamente del Anexo Pyme. Por ahora Ciccolella y Baldido compraron las acciones a título personal. Cerrada la operación posiblemente incorporen la empresa a alguna de sus sociedades comerciales.

Leandro Ciccolella, a través de “Alellocic SA” adquirió tiempo atrás la empresa “Taturiello” del Grupo Caputo, a cuyos trabajadores alimenta de pescado fresco que aportan sus dos fresqueros: “Mellino VI” y “San Andrés Apóstol”, que anteriormente pertenecía a la familia Baldino.

“Los tapa de pescado, están muy contentos”, confiaron desde el SOIP cuando este medio intentaba chequear la información de la venta de “El Marisco”. En el gremio estaban al tanto de las tratativas pero no de que se hubiese cerrado y se esperanzaron con que puedan repetir el modelo.

Hasta no hace mucho eran frecuentes las protestas de los trabajadores sobre la calle San Salvador del puerto marplatense y también en la Pyme por la falta de pescado para procesar. En el gremio resaltaron que meses atrás acordaron con Di Leva una mejora en el garantizado pero que era un paliativo ante la falta de pescado fresco.

Merluza es lo que parece sobrar en la descarga frecuente del “Mellino VI” y “San Andrés Apóstol”, que entre los dos suman casi 15 mil cajones de pescado. Recientemente, tanto desde el SICONARA como desde el SOMU amenazaron con fiscalizar las descargas de este tipo de barcos ante la certeza de que declaraban menos cajones de los que traían, y los mismos tenían un peso mayor al que declaraban. Acordada la paritaria las intenciones gremiales de fiscalizar en muelle se evaporaron, al menos por un tiempo.

Sería la primera vez que Pedro Baldino cuente con obreros registrados bajo convenio colectivo. En el puerto se especulaba con que la adquisición podría formar parte de una estrategia en la previa al proceso de renovación de las CITC en 2024.

“El Marisco” ya se había desprendido de dos de sus barcos activos, el viejo “Sirius III” que justamente compró Pedro Baldino para intentar reemplazarlo con el buque usado “Friosur VIII” que trajo de Chile, y el potero “Don Francisco I” que compró a Iberconsa.