16/11/2022
Sin apuro para empezar la temporada de calamar

Comenzaría a partir del 10 de enero en el sector norte. Mientras, en CAPA se discuten paritarias y se realizan gestiones para agilizar la importación de insumos y encuadrar la pesca en la milla 201 ante un escenario de certificación. Le dicen no a la intención de atender la flota extranjera en puertos patagónicos y abren el paraguas ante un posible charteo.

Revista Puerto - Calamar - Poteros atracados en el muelle

La temporada recién comenzará el 10 de enero para la mayoría de los buques dado que no existe interés de pescar a partir del 15 de diciembre en aguas internacionales. En los casi dos meses que restan hasta que los barcos se alisten, en la Cámara de Armadores Poteros (CAPA) se encuentran abocados a las negociaciones paritarias, a las reuniones con funcionarios que agilicen las importaciones para poder hacerse de los repuestos e insumos y se realizan gestiones para poder encuadrar a la flota que opera sobre el calamar illex en la milla 201 con el objetivo de avanzar en el proceso de certificación. En ese contexto, desde el sector potero se muestran reacios a la idea de prestar servicios en puertos patagónicos a una flota extranjera que catalogan de competencia desleal y van abriendo el paraguas ante la posibilidad de que se negocie un charteo. “Cuando algo está funcionando bien no se debe cambiar”, dice Darío Sócrate, gerente de la cámara.

Desde el año 2003 la flota potera tiene permitido dar inicio a la temporada de calamar illex fuera de la milla 200 a partir del 15 de diciembre, pero esta no parece ser una opción para la flota nacional. Sí, en cambio, estaban interesados en comenzar unos días antes dentro de la plataforma argentina, en el sector norte. Por eso solicitaron al Consejo Federal Pesquero que se les autorizara pescar al sur del paralelo de 44º S a partir del 7 de enero.

El Consejo decidió que podrían comenzar a pescar entre los paralelos de 52º y 49º S a partir del 2 enero y solo si hubieran pescado durante tres días en esa latitud podrían comenzar el 7 de enero a pescar en el sector norte; de lo contrario deberán esperar hasta el día 10. Pero ante la mala experiencia de 2022 a nivel capturas y la necesidad de convocar a la tripulación durante las fiestas, la gran mayoría habría descartado la propuesta del CFP. Es por ello que se espera que recién a partir del 10 de enero se extiendan las poteras.

En este lapso en CAPA seguirán negociando paritarias con el SOMU. Darío Sócrate, gerente de la cámara, señala que las negociaciones están en curso y no se encuentran tan lejos las partes: “Venimos sin conflictos, pero siempre que se acerca la fecha la situación pude cambiar, esperemos que no sea así y que podamos arribar a un acuerdo lo antes posible”.

En este tiempo, además de negociar paritarias las empresas preparan los barcos para la temporada, pero este año se han encontrado con un problema a la hora de importar insumos y repuestos: “No creo que se vaya a poner en riesgo el inicio de la temporada, pero va a complicar a algunas empresas porque el sistema que ha implementado Argentina a mediados de octubre frena las importaciones. En el caso de la pesca la balanza comercial es altamente positiva, que no nos permitan importar una ínfima parte de lo que exportamos no tiene mucha explicación, especialmente porque esas importaciones son para generar más exportaciones”, señala Sócrate.

Otro tema que toca de cerca a los poteros es la intención de las autoridades patagónicas de atender a los barcos que operan en la milla 201 en puertos de la región, una idea que comienza a plantearse cada vez con más fuerza. De hecho, el Parlamento Patagónico ha elevado la propuesta al Ejecutivo Nacional. Desde CAPA se oponen a la propuesta de manera rotunda.

“La cámara está en contra porque es darle facilidades a una flota que nos hace una competencia desleal a través de una operación no reglamentada en el mejor de los casos, porque se puede transformar en ilegal en cuanto pisen la milla 200. Pero suponiendo que eso no ocurra, el hecho de ser una pesca no declarada y no reglamentada que no tiene fecha de apertura ni de cierre, que no respeta la tasa de escape de reproductores, que no tiene ninguna regla, nos coloca en una situación de desventaja porque esos productos van al mismo mercado que los nuestros”, dice sin dejar lugar a dudas Darío Sócrate.

REVISTA PUERTO: ¿Han planteado el tema en la Subsecretaría de Pesca?

DARIO SOCRATE: Sí, lo hemos planteado al Subsecretario y cada vez que tenemos la oportunidad, planteamos nuestra disconformidad en que esto avance. Entendemos la necesidad de trabajo que puede haber en las provincias, pero en definitiva esto lo que hace es atentar contra la actividad nacional en la pesca de calamar, lisa y llanamente.

RP: A partir de la firma del acuerdo de eliminación de subsidios de la OMC, los países ribereños tienen la posibilidad de tomar un rol más activo en la denuncia de pesca ilegal o no declarada y no reglamentada (INDNR). ¿Se está estudiando el tema?

DS: Es muy difícil cumplir con los requisitos en la pesca no declarada y no reglamentada, en la pesca ilegal es más fácil. El problema con la pesca no declarada y no reglamentada es que requiere determinadas condiciones de depredación para que el estado ribereño pueda hacer planteos formales ante los países que operan en esa zona y es muy difícil de probar.

RP: ¿Se ha planteado a los investigadores del INIDEP si existe la posibilidad de medir el impacto sobre el escape de reproductores?

DS: Estamos trabajando en un programa de mejoras en busca de la certificación del calamar y obviamente, siendo los mismos stocks los que componen las capturas que se realizan fuera de la milla 200, es necesario considerarlas. De hecho, la semana que viene vamos a tener una reunión con el Secretario de Malvinas por este tema. Estamos teniendo reuniones con los biólogos del INIDEP, hay científicos trabajando en este programa, estamos en contacto con autoridades del sector y de otras áreas, para ver cómo logramos que los controles se produzcan y poder certificar. El problema con el que nos encontramos siempre es la ocupación de Malvinas y el poder generar vinculaciones con el Reino Unido.

RP: Se comienza a hablar en algunos ámbitos de la posibilidad de hacer un llamado para el charteo de buques en la pesquería de calamar. ¿Cuál es la postura de la cámara al respecto?

DS: Estamos al tanto, pero somos de la idea de que cuando algo está funcionando bien no es conveniente cambiarlo y la actividad viene funcionando bien, tanto biológica como comercialmente. Como se dice en la jerga futbolística, al equipo que funciona no conviene tocarlo. Cada vez que se han dado este tipo de situaciones han generado inconvenientes sobre todo biológicos, no obstante, estamos dispuestos a conversar con los cuidados del caso. La idea del charteo es sumar buques a una actividad que está funcionando bien, esto generaría una mayor cantidad de actores y una mayor presión sobre el recurso, cuando nosotros estamos trabajando en la sustentabilidad, por lo que consideramos que se debe ser muy cuidadosos.

RP: ¿Han planteado el tema en la Subsecretaría?

DS: Lo hemos conversado con la autoridad y nos dicen que el tema no está avanzado en términos administrativos.