05/12/2022
El Consejo modifica medidas de manejo para condrictios y mantienen las de abadejo

Las empresas habían solicitado aumentar el límite de captura de abadejo, pero el CFP por recomendación del INIDEP indicó que se debe seguir aplicar el principio precautorio; para condrictios decidieron que los barcos con observadores a bordo ya no tendrán que llevar a un instituto los tiburones capturados.

Revista Puerto - CFP modifica medidas de manejo para condrictios - 02

Entre los temas abordados por el Consejo Federal Pesquero la última semana figuran las consultas realizadas por las empresas sobre la especie abadejo, que se encuentra regulada por estrictas medidas de manejo ante la crítica situación del caladero, observada por los investigadores del INIDEP. También hubo un espacio para abordar el tema condrictios, otro conjunto de especies fuertemente reguladas a nivel internacional por su importancia en el ecosistema marino. En este se tomaron decisiones respecto del tratamiento que se le debe dar a bordo y se advirtió desde el instituto de investigación sobre la necesidad de generar una norma para evitar la captura incidental.

Se mantiene el límite de captura para el abadejo

En el mes de agosto las cámaras pesqueras CEPA y CAIPA solicitaron que se analice la modificación la Resolución que limita la captura de la especie abadejo, por viaje de pesca, a 10 toneladas por buque o al 3% de la captura total. Las cámaras fundamentaron la solicitud manifestando que el criterio adoptado oportunamente fue motivado por un determinado contexto y que, a su entender, este se ha modificado. También indicaron que esta medida resulta perjudicial para la flota congeladora, puesto que no tiene en cuenta la diferente duración de las mareas que realizan las distintas flotas.

En la última reunión, el INIDEP presentó un informe en el que analizó el impacto de la aplicación de dicha resolución sobre los dos principales estratos de la flota que dirige sus operaciones pesqueras a la especie merluza común (fresqueros y congeladores), y que capturan abadejo de manera incidental; y evaluaron la posibilidad de aumentar el límite de captura a 15 toneladas.

Señalan los consejeros que en el informe concluyen los investigadores que la modificación solicitada podría implicar un aumento de las capturas del orden de las 500 toneladas, si se consideran 100 viajes de pesca por año; y destacan que debe tenerse en cuenta la variabilidad asociada al ejercicio planteado y la prudencia que requiere el manejo del recurso. Por lo que han considerado prudente mantener un criterio precautorio, lo que significa dar continuidad a las medidas restrictivas establecidas.

“Teniendo en consideración la opinión técnica del INIDEP, la situación en la que se encuentra el recurso, y manteniendo el enfoque precautorio que ha guiado las medidas de conservación del mismo, se decide por unanimidad no hacer lugar a la solicitud efectuada por CAIPA y CEPA”, sostuvieron los consejeros en el Acta 35 del CFP.

Está previsto que en los próximos meses se realicen prospecciones comerciales de abadejo y ha quedado aún sin respuesta la solicitud de ALFA-CAPEAR de realizar una campaña de investigación específica sobre el abadejo con el buque Holmberg. En la cámara de fresqueros están convencidos de que aumentar el conocimiento sobre la especie les permitirá revisar este tipo de medidas y flexibilizarlas.

Se modifica medida de manejo para condrictios

Quedará a consideración del observador si es necesario enviar al INIDEP u otro centro de investigación los tiburones capturados. Los investigadores piden medidas de mitigación para evitar la captura y lograr la devolución con vida al agua de los ejemplares.

La Resolución 8 de 2021 estableció en su artículo 7 que “los ejemplares de tiburones capturados incidentalmente, que no correspondan a las especies cazón, gatuzo, pez ángel, tiburón espinoso y pintarroja, deberán ser devueltos al mar rápidamente y de la forma menos traumática posible, a fin de maximizar su sobrevivencia”. Pero en caso de que lleguen muertos a cubierta, además de declararlos deben preservarlos, desembarcarlos y coordinar su traslado exclusivamente a un instituto de investigación a fin de ser estudiados.

La Dirección Nacional de Control y Fiscalización Pesquera le solicitó al CFP que considere modificar DNCyFP eleva a consideración del CFP la propuesta de modificar ese artículo, dado que el INIDEP informó se ha podido registrar todos los datos necesarios para el estudio de esas especies, por lo que no resulta necesario el traslado de los mismos al Instituto de Investigación, “condición que podría hacerse extensiva a las mareas sucesivas de los buques que cuenten con Observadores a bordo”, indicaron.

La propuesta de la Dirección fue que se elimine la obligación de desembarcar y coordinar el traslado de ejemplares de tiburón muertos a un instituto de investigación cuando un Observador a bordo haya recabado la información necesaria para el estudio de la especie y así quedó establecido en la Resolución 19/22.

Desde el INIDEP también informaron que “resulta necesario avanzar en una normativa que establezca el uso de dispositivos que minimicen la probabilidad de que los tiburones caigan a los pozos de pesca y puedan ser devueltos al mar rápidamente y de la forma menos traumática posible a fin de maximizar su supervivencia”; y anunciaron que elaborarán un informe planteando los lineamientos base de esa futura norma. Pera además indicaron que “mientras tanto, los buques implementen los mecanismos que les resulten prácticos y efectivos para lograr ese objetivo”, según informaron los consejeros.