06/12/2022
Resultados con gran margen de error en la campaña invernal de langostino

Fue la consecuencia de haber tenido que realizar el crucero con un barco que no estaba preparado, luego de que el buque Angelescu sufriera una grave avería en un viaje recreativo autorizado por las autoridades de la Subsecretaría de Pesca y el INIDEP. Los biólogos lo presentan como ejemplo de lo que puede ocurrir si no se respetan las campañas.

Revista Puerto - INIDEP - Funcionarios de Pesca e Inidep de viaje turistico en el Angelescu que luego quedaria en reparaciones

Funcionarios de Pesca y del INIDEP de viaje turístico en el Angelescu que luego quedaría en reparaciones.

Por Karina Fernández Fotos de archivo

En julio de este año las autoridades de la subsecretaría de Pesca, del INIDEP y demás funcionarios del Estado utilizaron el buque de investigación Angelescu para realizar un viaje de paseo a Montevideo. El barco no había tenido el mantenimiento requerido, había presentado algunas fallas, pero pese a ello tomaron la decisión de utilizarlo y celebrar una reunión de rutina de la Comisión Técnica Mixta a bordo. En el regreso, a pocos kilómetros de Uruguay, el barco se paró, una falla impedía moverlo. El buque de investigación Holmberg que estaba cerca de la zona debió asistirlo y remolcarlo al puerto de Mar del Plata, debiendo interrumpir la campaña de evaluación que estaba realizando (ver La negligencia de las autoridades pesqueras puso en riesgo la campaña de langostino).

La decisión de utilizar el Angelescu con fines recreativos se tomó a sabiendas de que en pocos días debía partir la campaña de langostino, el principal recurso de la industria pesquera nacional, que representa el 60% de los ingresos del sector al país y que requiere de un monitoreo estricto y sistemático.

La consecuencia de la decisión irresponsable de las autoridades no generó solamente la interrupción de la campaña de vieira patagónica, sino también la de langostino, que debió salir tarde y con un barco que no reunía las características necesarias para evaluar el recurso en toda su complejidad (ver Viaje de funcionarios en el Angelescu, costoso evento que nos avergüenza).

La semana pasada las autoridades del Consejo Federal Pesquero tomaron vista del informe de esa campaña de langostino que debió realizarse con el buque Mar Argentino y no hubo siquiera mención de lo sucedido, ni tampoco sobre lo más relevante que expone el informe elaborado por el Programa Langostino.

Sobre las limitaciones que sufrió la evolución por las características del barco, indican en el informe que “dado que el plan de trabajo original fue realizado considerando el BIP Angelescu, los objetivos secundarios de la campaña tuvieron que suspenderse casi en su totalidad, para abocarse casi exclusivamente al relevamiento de las concentraciones de pre-reclutas y reclutas. Dadas las características del BIP Mar Argentino y la fuerza operativa de los guinches, la maniobra de pesca tuvo que ser modificada, implicando esto un cambio en el aparejamiento de red y en consecuencia un cambio en el poder de pesca”, indica el informe del INIDEP.

Por otra parte, los datos recolectados pudieron servir para muy poco; el margen de error fue tan alto que podría estar dando un panorama completamente desacertado: “Para el invierno 2022 se observó una mayor participación porcentual de langostino reclutas y una disminución de los ejemplares de mayor tamaño, con respecto a los años 2020 y 2021”, señala el informe, pero aclara que ello podría ser producto de dos escenarios, “que realmente haya habido más reclutas”  o que la imposibilidad de cumplir con la totalidad de los lances, “haya modificado la estructura porcentual, dando mayor peso al sur del golfo, en donde los langostinos suelen ser más pequeños”.

En este aspecto la realización de la campaña sirvió para observar que, en general, “las concentraciones de langostino siguieron un patrón similar a los años precedentes”. Pero en la estimación de la biomasa la diferencia es tan grande que seguramente será descartada en el análisis de las series históricas.

“En cuanto a las estimaciones, si bien tanto la biomasa como la numerosidad de individuos fue mayor a la estimada en el invierno de 2021, con un número de individuos de casi el doble en 2022, no se podría concluir que este año hubo más langostino en el área de evaluación, dada la diferencia en el poder de pesca entre las dos embarcaciones (Víctor Angelescu y Mar Argentino) y la capturabilidad de la red”, precisan los investigadores.

“Cabe resaltar que los resultados de la presente campaña ponen en evidencia la importancia que tiene para la investigación pesquera, especialmente para una especie tan dinámica como el langostino, mantener las evaluaciones con las mismas plataformas de muestreo”, concluye el informe técnico de la campaña firmado por Paula Moriondo Danovaro; Juan de la Garza y Emiliano Pisani.