21/12/2022
Un feriado nacional que complicó la actividad en el puerto

Muchos frigoríficos con obreros registrados no trabajaron para no pagar doble y sumar costos laborales. La industria naval tuvo un día normal y se operó con una sola mano el buque frigorífico en el muelle de ultramar.

Revista Puerto - Mar del Plata - Astillero Tecnopesca
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

El decreto de necesidad y urgencia que firmó el lunes por la tarde-noche el presidente Alberto Fernández para que ayer martes fuera feriado nacional en todo el país de modo que los argentinos pudieran recibir a la selección de fútbol campeona del mundo en su derrotero desde Ezeiza al microcentro porteño, a 400 kilómetros, en Mar del Plata, la medida complicó a una industria pesquera, portuaria y naval que atraviesa su última porción productiva del año.

Por lo pronto en la industria del reproceso de pescado la actividad fue dispar y sigue profundizando la grieta entre los dos o tres modelos de producción. “Teníamos pescado para cortar pero decidimos no trabajar para no sumar más costos laborales; el feriado se paga doble”, reconoció Fernando Mellino, de 27 de Noviembre, donde emplea obreros registrados bajo convenio.

Buscando un panorama más amplio, consultado el presidente de CaIPA, Fernando Rivera, el dirigente imaginó una jornada de poca actividad en las plantas de las empresas asociadas a la cámara. “Es feriado y no creo que alguna quiera trabajar y pagar doble”, dijo Rivera. El costo de pagar un feriado varía. “Es el promedio de la semana anterior”, reveló el directivo.

“Con el atraso cambiario que tenemos, trabajar un feriado pagando doble a la gente es fundirse un poco más rápido”, reconoció Oscar Poletti, de Natural Fish y expresidente de Cafrexport. El industrial también dejó pescado en cámara de fresco para poder cortarlo hoy miércoles.

En otros ámbitos fabriles sí hubo actividad. En algunas cooperativas pagaron doble la jornada ante la necesidad de cumplir con un compromiso de un cliente en el exterior y en la Nueva Arhehpez las tareas se redujeron a medio jornal. “Cortamos 300 cajones y el pago es el de un día normal”, reveló Juan Carlos Narváez.

El motivo del feriado nacional fue que “el pueblo argentino pueda festejar en paz y en unión, compartiendo la alegría con los jugadores y su cuerpo técnico». Pero en Mar del Plata pocos habrán podido sumarse a la movilización popular que reunió a más de 4 millones de argentinos y obligó a la caravana a modificar varias veces la hoja de ruta.

En los muelles del puerto hubo poca actividad. Los barcos que tenían previsto descargar fueron el “Marta S” y  el “Karina”. El fresquero de Mattera se pospuso para este miércoles ante la imposibilidad de que la materia prima pueda ser cortada.

Sí hubo actividad en el muelle de ultramar, en la sección octava, donde amarró el lunes el buque frigorífico “Libra”. Operado por TC2 con la tarea de estiba a cargo de “Hipocoop”, el trabajo comenzó con una mano para la carga de pescado a granel, fiscalizado por trabajadores de Aduana.

En la industria naval, a diferencia de las plantas de reproceso de merluza, no se sintió el feriado. Los principales astilleros trabajaron con normalidad. En TPA por ejemplo estaban en grada puestos en seco los pesqueros “Arrufo”, “Álvarez Entrena VI”, “Ciudad de Huelva”, “Félix Augusto” y el remolcador “Cuarteador”. Los trabajadores preparaban la estructura para poner en seco al “Siempre Santa Rosa”.

Nadie reniega de que hay que celebrar la tercera estrella. Pero decretar un feriado nacional cuando el epicentro de los festejos no superaba el AMBA y CABA pareció un exceso que más que sumar euforia, complicó al principal circuito productivo marplatense.