24/01/2023
Poner la cuotificación de langostino sobre la mesa

La Ley Federal de Pesca estableció desde 2009 el régimen de cuotificación para todas las especies. Primero se pensó que para el langostino no era posible por las condiciones del recurso, pero el conocimiento avanzó y hoy están dadas las condiciones para que las autoridades cumplan con la distribución de cuotas.

revistapuerto-langostino-madryn-20230124-02

La Ley Federal de Pesca estableció que las especies pesqueras de la Argentina deben administrarse mediante sistema de cuotas. Algunas especies como la merluza hubbsi, la merluza de cola, la merluza negra, la polaca y la vieira están manejadas bajo dicho sistema, pero en el caso del langostino, principal recurso del Mar Argentino, ni siquiera se ha contemplado la idea. Existe la creencia de que al tratarse de una especie de vida relativamente corta resulta imposible establecer una captura máxima anual que pudiera distribuirse entre los actores; sin embargo, esto no sería así. El avance en las investigaciones ha permitido establecer ciertos indicadores que permitirían diseñar un modelo de cuotificación bajo los parámetros de la ley.

“La ley contempla los diversos aspectos relevantes para la pesca marítima: la investigación, la conservación y administración de los recursos vivos del mar, y un régimen de pesca -que ha impuesto la administración por Cuotas Individuales Transferibles de Captura- con su correspondiente régimen de infracciones”, se lee en el prólogo de la Ley 24.922 sancionada en 1997.

En la reglamentación de 2009 se establecieron los parámetros de la cuotificación y se dio el mandato al Consejo Federal Pesquero para su ejecución: “Facúltase al Consejo Federal Pesquero para que reglamente y dicte todas las normas necesarias para establecer un régimen de administración de los recursos pesqueros mediante el otorgamiento de cuotas de captura por especies, por buque, zonas de pesca y tipo de flota”, establece el artículo 27 de la ley.

¿Se puede cuotificar el langostino?

El saber popular, avalado por una visión científica que hoy ha sido superada, dejó instalado en el ambiente pesquero la idea de que el langostino no se puede cuotificar. Al tratarse de una especie de vida relativamente corta, se ha considerado prácticamente imposible establecer una captura máxima anual que pudiera distribuirse entre los administrados.

Sin embargo, con una mayor cantidad de datos y experiencia de manejo, los investigadores pudieron acercarse a un número de 200 mil toneladas como límite aceptable de captura anual en los informes de langostino del INIDEP; y ello acercó la posibilidad de aplicar la cuotificación sobre este recurso.

A partir de entrevistas a diferentes actores del sector, incluidos los biólogos especializados en la pesquería, trataremos de analizar el escenario actual, las posibilidades de cuotificar el langostino y la obligación de generar un sistema de reparto por parte del Estado.

Ningún debate sobre la cuotificación del langostino se podría dar sin antes ahuyentar los fantasmas de la imposibilidad de establecer índices biológicos que permitieran realizar un reparto, por lo cual decidimos iniciar la discusión con Paula Moriondo Danovaro y Juan de la Garza, referentes indiscutidos del Programa Langostino del INIDEP.