23/05/2023
“Este barco generará ciento cincuenta fuentes nuevas de trabajo”

Diego D´Alessio es uno de los socios del “Nuevo Don Julio”, el barco artesanal botado en febrero en Mar del Plata y que aguarda la emisión del certificado de Prefectura para poder zarpar hacia Caleta Paula, desde donde alimentará de materia prima al frigorífico “Patagonia Fish”.

  • Revista Puerto - Botan el BP Nuevo Don Julio en Astillero De Angelis - foto 02
  • Revista Puerto - Botan el BP Nuevo Don Julio en Astillero De Angelis - foto 03
  • Revista Puerto - Botan el BP Nuevo Don Julio en Astillero De Angelis - foto 04
  • Revista Puerto - Botan el BP Nuevo Don Julio en Astillero De Angelis - foto 05
  • Revista Puerto - Botan el BP Nuevo Don Julio en Astillero De Angelis - foto 06
  • Revista Puerto - Botan el BP Nuevo Don Julio en Astillero De Angelis - foto 07
  • Revista Puerto - Botan el BP Nuevo Don Julio en Astillero De Angelis - foto 08
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

El artesanal “Nuevo Don Julio” está amarrado en segunda andana en el Muelle 10 y un par de trabajadores forran la bodega donde caben más de mil cajones de merluza. Lo que sorprende no es su largo de eslora, casi 12 metros, sino su manga. Hasta parece más ancho que el barco amarrado a su lado, el “Viejo Pancho”, que carga 1100 cajones.

El barco, botado en el astillero De Angelis el pasado 15 de febrero, ya superó todas las inspecciones de Prefectura y espera la emisión del certificado para poder poner proa hacia Caleta Olivia. “Son tres días de navegación hasta Rawson y de ahí otro día y medio para llegar a Caleta Paula”, cuenta Diego D´Alessio, uno de los socios del buque. El otro es Maximiliano Canal, en el puente de la embarcación.

Espacioso y con todo el instrumental instalado, luce inmaculado. César Maldonado, “Cebolla” para el grupo familiar, será el capitán. El cuñado de Diego va y viene del puente a la bodega para seguir de cerca los trabajos.

“Invertimos más de 700 mil dólares en la construcción de este barco y tenemos otro en proceso, también en De Angelis, que aspiramos a tenerlo en el sur para fin de año”, anticipa el empresario. Ahí la sociedad es con Alejandro Martínez, hermano del arquero campeón del mundo. El nombre de la embarcación todavía no está definido. “Lusai”, el estadio de la final, testigo de la atajada más importante de la historia del fútbol argentino, es una de las alternativas que suma varios adeptos.

Al “Nuevo Don Julio” lo esperan ansiosos en Caleta Paula. El barco se sumará a la flota del grupo compuesta por el “Don Julio I” y “Canaval II”, los cuales alimentan de merluza del Golfo al frigorífico “Patagonia Fish SRL”, donde trabajan 250 obreros del pescado.

“Allá la temporada fuerte es de enero a mediados de junio. Con este barco pensamos sumar un doble turno al frigorífico y generar 150 nuevos puestos de trabajo. Tenemos 96 mesas de corte y hay que sumar peones, camaristas, calibradores, etcétera; ya hemos capacitado a muchos fileteros para poder ampliar la producción”, asegura D‘Alessio.

En baja temporada, la segunda parte del año, en el frigorífico de Caleta reciben merluza fresca que aportan algunos fresqueros de altura de Mar del Plata, como el “Marcala”, el “Andrés Jorge” y el “San Andrés Apóstol”.

En los planes proyectados luego de la botadura, los armadores imaginaron tener al barco pescando en el Golfo a mediados de abril pasado. “Tuvimos algunos requerimientos que nos demoraron un poco pero ya los superamos. No quedaron pendientes tampoco, solo esperamos la emisión del certificado para poder irnos”, remarcó el empresario.

D´Alessio cuenta que los barcos completan bodega en el día operando en el Golfo. Que lo reprocesado vuelve a Mar del Plata para exportarse hacia Brasil y Europa. “Santa Cruz tiene una potencialidad enorme en la industria y desde Caleta Paula fomentamos su desarrollo con este tipo de inversiones. En algún momento nos gustaría poder exportar directamente desde Deseado”, confiesa el empresario.

Los números oficiales dejan en evidencia el crecimiento de la actividad ligada a la merluza hubbsi no solo en Caleta sino también en Deseado. Hasta el 16 de mayo pasado el puerto había recibido 14.289 toneladas, un 12% por encima de las descargas declaradas en el mismo período del año anterior. En Deseado el incremento es más importante, aunque el volumen es mucho menor. El puerto registró 5.702 toneladas, un 279% más que en 2022.