30/01/2024
Fresquero “Canal de Beagle” habría traído más de 600 cajones de abadejo

El barco de Miguel Di Costanzo entró el domingo 21 de enero a puerto en Mar del Plata con merluza, calamar y según denuncian, más de 20 toneladas de abadejo, una especie que tiene restricciones de captura. No podría exportarse por falta del certificado de captura legal. Sería el último kiosco de la gestión de Ariel Barciela al frente del Distrito Pesca.

Revista Puerto - Mar del Plata - Descarga de abadejo - img 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

El fresquero “Canal de Beagle” entró a puerto la noche del domingo 21 de enero casi completo. A los cajones de merluza y calamar sumó también abadejo, pero no habrían sido 39 cajones como declaró en el parte de pesca electrónico y que también figuraron en el acta de descarga confeccionada por el inspector Daniel González.

Distintas fuentes consultadas por este medio aseguraron lo mismo: los cajones de abadejo fueron muchos más que los declarados. Algunos refieren 700 cajones y otros dan un número menor: 635. Como sea, la captura excede los límites permitidos para la especie

El artículo 3 de la Resolución 9 del 2018 limitó la captura de abadejo (Genypterus blacodes), por viaje de pesca, a 10 toneladas por buque, o al 3% de la captura total, lo que resulte menor.

En tanto el artículo 1 de la Disposición 26 de SSPYA, del mismo año, estableció una tolerancia administrativa en las capturas de la totalidad de las especies de raya, abadejo y langostino  de hasta el 6%, sobre las cantidades máximas fijadas en las normas de administración de cada especie.

Consultado por este medio, el armador, Miguel Di Costanzo, negó que su barco haya traído más cajones de abadejo que los declarados. “No es verdad”, aseguró.

Si efectivamente fueron 635 cajones como reveló una fuente de a bordo, a un promedio de 34 kilos como declaró los 711 cajones de merluza, el “Canal de Beagle” habría traído 21.590 kilos de abadejo. El precio entero en muelle ronda en promedio 1.850 pesos por kilo.

Casi 40 millones de pesos de facturación si lo hubiese vendido entero. Aunque tratándose de una subdeclaración, posiblemente lo reprocese en Catesur, empresa que suele sumarle valor a las capturas de la flota de Di Costanzo.

Claro que ese abadejo que habría ingresado camuflado en otra especie, posiblemente se destine a mercado interno ya que no podrá ser exportado. Ni podría contar con el certificado de captura legal que las autoridades solicitan antes de emitir el permiso de embarque.

Según el derrotero del barco en la marea que culminó ese domingo, no pescó sobre los pozos de abadejo sino que registra un lance a 14 millas del área vedada.

El dato parece darle la razón a los armadores que insisten en la frecuente presencia de concentraciones de abadejo. “Hay mucho después de tantos años con medidas precautorias y restricciones; nosotros no podemos pescarlo pero sí los extranjeros”, coincidieron varios.

Es posible que el “Canal de Beagle” se haya encontrado con el cardumen de manera fortuita, pero ante el hecho consumado, habrían elegido declarar solo los 39 cajones que sumaron 1.287 kilos y el resto camuflarlo, posiblemente, sumando más cajones de calamar. El buque también declaró 21 cajones de rayas, 12 de brótola y 2 de róbalo.

El parte señala que fueron 1.068 cajones de calamar que descargaron los estibadores de la cooperativa “Cootapez”. De acuerdo a lo que declararon algunas fuentes que pidieron no revelar su identidad, el cambio de especie para disimular el abadejo aumentó de precio con el año nuevo y ya cotiza a razón de 2 mil pesos por cajón.

De comprobarse, sería el último negocio del que pudo disfrutar Ariel Barciela como Jefe del Distrito. Se supone que el dinero recaudado, más de 1,2 millones de pesos, se reparte con la jefatura. Habría sido el último porque al día siguiente llegó el nombramiento de su reemplazante.

Sin embargo, nadie es optimista en este caso. Posiblemente la misma operatoria se repita con la nueva gestión de Miguel Ángel Vega, un viejo conocedor de este tipo de maniobras en los muelles del puerto Mar del Plata.