30/01/2024
La pesca no aporta al país el 0,2% sino el 35% de sus ventas

Un análisis realizado por el sector pesquero, tomando una empresa integrada como testigo, revela la gran diferencia que existe entre lo que aporta el sector a las arcas del Estado y lo que sostiene el gobierno de Javier Milei. En 2023 la incidencia de los impuestos sobre las exportaciones llegó al 37%.

Revista Puerto - Merluza - Procesado en planta - img 02
Por Karina Fernández Fotos de archivo

El argumento que sostiene el gobierno nacional para mantener las modificaciones a la Ley de Pesca en la llamada Ley Ómnibus que hoy comienza a debatirse en el Congreso, se sustenta en una supuesta baja contribución de la industria a las arcas del Estado. Las empresas han elaborado un informe en el que dan por tierra con dicho argumento, presentado el impacto que tiene tanto en materia fiscal como en lo referente a sueldos.

En el Poder Ejecutivo están convencidos de que la pesca aporta muy poco y eso es lo que buscan transmitir a los legisladores aliados al gobierno. Se tiene la idea de que el sector solo aporta el 0,2% de lo que exporta, porque se contabiliza únicamente el canon de pesca; pero en realidad y según los números presentados por las empresas, el aporte ronda el 35% del valor exportado. Además de ello, indican que tienen un alto costo laboral dolarizado.

Para el cálculo se tomó como ejemplo una empresa diversificada, es decir que opera con barcos fresqueros y congeladores sobre merluza, calamar y langostino, además de otras especies de menor volumen. Las ventas totales en 2023 de esta empresa fueron de 50.770.563 dólares.

Efectivamente sobre canon pesquero se pagaron 132.289 dólares, lo que representa el 0,26% de las ventas totales; pero ese porcentaje es irrisorio respecto de lo que el sector aportó en concepto de sueldos, impuestos, derechos de exportación y cargas sociales.

El estudio realizado indica que la incidencia de los impuestos (ingresos brutos, tasa municipal, IVA, impuestos varios, anticipos de ganancias y derechos de exportación) sobre el valor exportado es del 30% con un valor total de casi 8 millones de dólares. Los sueldos (12 millones de dólares) sumados a las cargas sociales (4 millones de dólares) tienen una incidencia del 33% en el total exportado.

La suma total arroja una cifra superior a los 26 millones de dólares que equivale al 51% del valor total exportado. El análisis realizado sobre esta empresa testigo, sin contemplar los sueldos, señala que en 2023 ha dejado en concepto de impuestos el 37% de sus ingresos por exportaciones. En 2022 el 30% y en 2021 el 31% del total exportado.

En cualquier caso, el aporte del sector a la economía nacional está muy lejos del 0,2% que consideran Federico Sturzenegger, Luis Caputo y Guillermo Francos. Un dato no menor respecto de esta empresa testigo que también debiera tenerse en cuenta es que el resultado consolidado del ejercicio 2022 arrojó una pérdida de 2,8 millones de dólares producto del atraso cambiario y la caída de precios internacionales del langostino.

Si se considera lo que el sector, en su conjunto, aporta únicamente en concepto de derechos de exportación, la cifra es de 90 millones de dólares anuales, según ha asegurado CAIPA en un comunicado emitido la semana pasada; este es el resultado de la aplicación de las retenciones vigentes a ventas por más de 1.800 millones de dólares.

Desde el sector le han dicho directamente a los funcionarios del gobierno que si lo que importa es el canon, eso puede modificarse dentro del ámbito del Consejo Federal Pesquero sin necesidad de destruir una ley que ha servido para ordenar el sector; y que dentro de este marco queda mucho por mejorar.

“El Consejo Federal Pesquero es el que establece los derechos de extracción y fija los cánones por el ejercicio de la pesca, lo que demuestra que si el Estado considera que hasta ahora la pesca no brindó regalías convenientes para el mismo, ello ocurre por su propia culpa o negligencia ya que el Estado tiene cinco votos sobre diez posibles en el Consejo Federal Pesquero y doble voto en caso de empate”, señalaron desde CAIPA.

Nada está dicho hasta el día en que se vote. Hoy comienza el debate por la aprobación de la ley en general y en los próximos días se someterá a votación en particular. Ese será el momento de la pesca, se espera que ante la existencia de una mayoría que se ha pronunciado en contra de las modificaciones a la Ley de Pesca, ni siquiera se debata en el recinto.

Es que aquello que no supieron o no quisieron entender en el gobierno, ha quedado claro para la mayoría de los diputados aliados de la UCR, del PRO, del bloque que preside Miguel Pichetto y los opositores de la Izquierda y de Unión por la Patria. Es un sector que genera empleos, divisas y un aporte sustancial a las arcas del Estado a través de impuestos y cargas sociales.

Muchas cosas quedan por resolver en el ámbito de la pesca argentina que se hicieron mal durante los últimos veinte años, que deben ser solucionadas para poder generar más divisas, empleos registrados y mantener una explotación sustentable de los recursos; pero todo ello entró en stand by cuando apareció la Ley Ómnibus. Es imprescindible cerrar este capítulo para poder avanzar en todo aquello que el sector debe mejorar.