29/01/2024
“Los empresarios y trabajadores de la pesca no somos la casta”

Botaron al “Nunca te detengas Pachaca” con durísimas críticas al gobierno. Astillero Contessi entregó el costero, su construcción 147, a la armadora Pesquera del Sud SRL con un fuerte discurso del presidente del Directorio, Domingo Contessi. Advirtió por el “profundo desconocimiento” que llevó a “groseros errores” en el proyecto reformista.

  • Revista Puerto - Mar del Plata - Industria naval - Astillero Contessi - Botadura del BP Nunca te detengas Pachaca - img 02
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Industria naval - Astillero Contessi - Botadura del BP Nunca te detengas Pachaca - img 03
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Industria naval - Astillero Contessi - Botadura del BP Nunca te detengas Pachaca - img 04
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Industria naval - Astillero Contessi - Botadura del BP Nunca te detengas Pachaca - img 05
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Industria naval - Astillero Contessi - Botadura del BP Nunca te detengas Pachaca - img 06
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Industria naval - Astillero Contessi - Botadura del BP Nunca te detengas Pachaca - img 07
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Industria naval - Astillero Contessi - Botadura del BP Nunca te detengas Pachaca - img 08
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Industria naval - Astillero Contessi - Botadura del BP Nunca te detengas Pachaca - img 09 -
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Siempre los discursos de Domingo Contessi en el marco de cada botadura que se celebra en las gradas del astillero han servido de termómetro para tomarle el pulso a la actividad pesquera y naval; marcar los aciertos y sobre todo los problemas que enfrenta el sector y que lo someten a una paulatina pero persistente pérdida de competitividad.

La botadura de la obra 147, el costero “Nunca te detengas Pachaca” cayó en el peor momento. Con toda la industria dependiendo de los diputados dialoguistas y su compromiso al rechazo de las modificaciones planteadas al capítulo Pesca dentro de la ley ómnibus.

Los veinte minutos que duró el discurso de Contessi bajo un sol que ya picaba a las nueve de la mañana, fueron de los más crudos y emotivos de los que tuvieron memoria el grupo de asistentes que participó de la ceremonia de botadura (el único funcionario de pesca que asistió al acto, Julián Suárez, no siguió los acontecimientos desde el estrado, sino en la planchada).

“Nunca imaginamos que las ideas de la Libertad vendrían con la amenaza de una virtual expropiación del sector pesquero, la vulneración de la seguridad jurídica y la consecuente destrucción del caladero”, arrancó diciendo el empresario.

Sobre las consecuencias que traerá una aprobación de las reformas a la ley de pesca, Contessi enumeró: “Concentración, desempleo, marginalidad, caída en la recaudación, inseguridad jurídica, litigiosidad, primarización de las exportaciones, conflictos sociales e irremediable sobrepesca”, en tanto vaticinó que modificar esta ley  ”implica volver a cometer el corrupto error de la década del noventa que llevó al caladero a una sobrepesca y que nos costó más de veinte años recuperar”.

El industrial refutó los argumentos oficiales para sostener la reforma. “La carga tributaria del sector es enorme, un 35 por ciento de lo que se exporta. Pese a ello las exportaciones pesqueras sí podrían aumentar, pero no incrementando las capturas, porque todas las especies están en su máximo rendimiento, sino exportando productos más elaborados. Sin embargo, el proyecto de ley propuesto elimina todos los incentivos al agregado de valor, ya que solo le interesa la mejor oferta económica por las cuotas de pesca.”

Los planes del gobierno para la pesca también afectaron a la industria naval. “El impacto negativo ha sido inmediato”, dijo Contessi. “Nadie va a encarar la construcción de un nuevo barco sin saber si podrá acceder luego a una cuota de captura. Esta lógica de licitar o resetear a toda una industria cada diez años es inaplicable para actividades de capital intensivo como la pesca. ¿Quién invertiría en los últimos cinco años previos al vencimiento de las cuotas?  ¿Quién invertiría ahora? Construir un barco, edificar una planta procesadora o consolidar mercados externos son proyectos tan grandes que no se pueden amortizar en solo diez años. Esa lógica sólo convertiría a una industria consolidada en una sector precario y golondrina”, aseveró.

El tramo final fue el más emotivo y mostró a un Domingo Contessi completamente conmovido y al borde de las lágrimas. “Estamos dolidos, indignados y muy desanimados”, resumió el sentir de toda una industria.

“Personalmente este ha sido uno de los peores meses de mi vida. Desde que comenzamos la nueva nave industrial soñaba que este momento sería una fiesta del trabajo. Todas esas ilusiones, todos esos sueños de producción están devastados”, confesó.

“La familia Snidersich tampoco se merece que le hayamos opacado su celebración. ¡No hay derecho!”, exclamó el industrial para subrayar que “los empresarios y trabajadores de la pesca y de la industria naval no somos la casta y todavía no entendemos por qué nos subieron a este ring.  Estoy seguro de que si Federico estuviera entre nosotros nos estaría dando la fortaleza y templanza para seguir luchando y no bajar los brazos”, finalizó.

El abrazo con sus hermanas, demás familiares y allegados, que lo recibieron al pie del escenario donde acababa de dar un discurso que nunca estuvo en sus planes, fue acompañado por un prolongado aplauso.

Después del discurso llegó el momento del bautismo de la embarcación por parte del presbítero Armando Ledesma y la botadura, de la mano de las madrinas del buque. María Soledad y Nadia Snidersich, las mismas que lo fueron del “Pachaca”, 18 años atrás.

El barco, con una bodega de casi 60 metros cúbicos, con capacidad para almacenar cerca de 1400 cajas, operará a langostino y merluza desde Rawson y abastecerá de materia prima la planta que la firma armadora tiene en Comodoro Rivadavia.