12/02/2024
Cámaras empresarias condenan escalada de violencia en Chubut

CAPIP condenó los hechos registrados en las oficinas del Grupo San Isidro de Puerto Madryn por parte de manifestantes del STIA donde golpearon a empleadas de la empresa y les robaron. Intercámaras calificó de ‘inaceptables’ los episodios violentos. CIMA reclamó por el esclarecimiento y castigo a los responsables.

Revista Puerto - Chubut - Camaras empresarias condenan escalada de violencia - img 02
Por Nelson Saldivia

El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) llevó a cabo la semana pasada una movilización y escrache en la sede administrativa del Grupo San Isidro, en Puerto Madryn, donde perpetraron violentos episodios teniendo como víctimas a empleadas de la empresa, a quienes amenazaron, golpearon y hasta les robaron efectos personales.

Desde diferentes entidades empresariales se pronunciaron en contra de la escalada de violencia que se vive en Chubut. Por un lado, la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP) repudió los hechos donde afiliados y dirigentes STIA irrumpieron en las oficinas donde se encontraban trabajando un grupo de profesionales.

“Los administrativos sufrieron amenazas, extorsiones, hostigamiento verbal, violencia física y hasta el robo de efectos personales por parte de los manifestantes, mostrando, así cómo el STIA suma un nuevo capítulo en la escalada de violencia y volviendo a prácticas que se pensaban erradicadas”, cuestionaron.

“Nuestra solidaridad a los profesionales, escribanos y abogados, que tuvieron que salir escoltados por la policía de distintas empresas pesqueras, por las agresiones verbales, insultos y amenazas con las que el personal del STIA, en las puertas de las empresas, quería impedir que cumplieran con sus tareas profesiones para poder certificar el incumplimiento de la conciliación obligatoria o los daños ocasionados con el deterioro de la materia prima”, lamentaron desde la conducción de la CAPIP.

Ante lo ocurrido, la Cámara Pesquera lamentó que un grupo de violentos impidieran a los trabajadores continuar con sus tareas y amedrentarlos por querer cumplir con las mismas.

Agitados por Luis Núñez

Por ello, denunciaron “los excesos y la violencia ejercida por la entidad gremial desde mediados del año 2023, que se viera incrementado desde el inicio del 2024, y que llegó al máximo con el secretario general del STIA, Luis Núñez, instruyendo a su gente a que deje podrir el pescado en las mesas para ver qué hacen las empresas”, señalaron.

“La hipocresía de la entidad gremial de negar medidas de acción directa, las amenazas a profesionales que deben salir escoltados por patrulleros, y por último lo que pasó en las oficinas administrativas del Grupo San Isidro, muestran a las claras que en este contexto se hace imposible volver a trabajar”, reprochó la CAPIP.

“Esperamos que la justicia y las nuevas autoridades provinciales, municipales y nacionales avancen con el mayor rigor de las sanciones previstas para esos casos. Hasta que esto no ocurra, es imposible asegurar la continuidad laboral con paz social”, reclamaron.

CIMA Patagonia pidió “castigos”

Por su parte, la Cámara Industrial y de Comercio Exterior de Puerto Madryn y Región Patagonia (CIMA Patagonia) “quiere manifestar su más enérgico repudio hacia los hechos de violencia que está viviendo la industria pesquera, de los que han sido víctimas empleados y empleadores”.

“En estas épocas complejas que atraviesa el país, cualquier acción que desestabilice y ponga en riesgo el empleo, debe ser contrarrestada desde los espacios de autoridad con los castigos que correspondan, penalizando cualquier conducta delictual”, planteó la entidad empresaria al tiempo de señalar que el sector pesquero es uno de los pilares de la economía de la Provincia del Chubut. Es imprescindible que pueda desenvolverse con seguridad jurídica, cumpliendo la normativa vigente y actuando responsablemente dentro de sus postulados”.

La cámara que preside Oscar Dethier instó a “fomentar y defender la paz social, es la bandera que debe primar en la solución de los conflictos. Sentándose a la mesa y consensuando soluciones que protejan a los trabajadores, eslabón más débil de la cadena, pero que a su vez aseguren a los empresarios la normal operatoria de sus actividades. El empleo sostenible, formal y de calidad es el bien a ser protegido y todas las conductas deben enderezarse a este interés común”, planteó.

Intercámaras instó a retomar la paz social

Asimismo, Intercámaras de la Industria Pesquera Argentina repudió los actos de violencia del STIA contra trabajadores de San Isidro.

«Expresamos el más absoluto repudio y rechazo a las acciones de violencia que un grupo identificado al STIA realizaron contra trabajadores de San Isidro, donde integrantes del sindicato perpetraron distintas amenazas, extorsiones, hostigamiento verbal, violencia física, golpes y robo de efectos personales».

Por este motivo, al igual que CAPIP se solidarizaron con los profesionales que debieron ser escoltados y coincidieron también, en que el objetivo de los agresores era impedir que cumplieran “para poder certificar el incumplimiento de la conciliación obligatoria o los daños ocasionados con el deterioro de la materia prima», manifestó Intercámaras.

«La actividad pesquera en su conjunto viene de atravesar una situación en la que absolutamente todos los actores nos pusimos de acuerdo para defenderla. No puede ser posible que unos pocos violentos atenten contra ella, poniéndola ante una situación de tener que pedir que no se trabaje más. Desperdiciar trabajo, dinero, materia prima, alimento, en definitiva, es inaceptable», criticaron.

Finalmente instaron a que «la Justicia y las autoridades políticas logren poner el orden que una vida en convivencia y pacífica implica para que esto no se repita nunca más. También solicitamos a los manifestantes a deponer su actitud violenta y a retomar las actividades en un marco de paz social», concluyeron.