12/03/2024
El Subsecretario de Pesca eligió no castigar la pesca ilegal de merluza negra

Estando facultado para enviar al buque Tai An de regreso a puerto, luego que se constatara que había capturado 142 toneladas de forma ilegal solo le requirió que se alejara del área de distribución de la especie. Ante la gravedad del hecho, las empresas piden explicaciones y que vuelva a funcionar el Consejo Federal Pesquero.

Revista Puerto - BP Tai An

El Tai An continúa su marea y se teme que descarte toneladas de merluza negra.

Por Karina Fernández

Pescar una especie cuotificada sin ser tenedor de cuota está prohibido por la Ley Federal de Pesca y es considerado una falta muy grave. El buque Tai An no tiene cuota de merluza negra; por lo tanto, solo puede capturar de forma incidental hasta 5 toneladas por marea, según establece la Resolución 9/2023 del Consejo Federal Pesquero.

Sin embargo, este barco estuvo operando en el área de distribución de merluza negra, donde se encuentran los pozos con profundidades superiores a mil metros, los días 2 y 6 de marzo. Se sospecha que un volumen tan grande no pudo cargarse en solo dos días, por lo que la carga podría estar compuesta de 142 toneladas con una importante proporción de ejemplares juveniles, lo que agravaría aún más la situación del barco.

La merluza negra es una especie que está protegida a nivel internacional por su limitada disponibilidad y altísima vulnerabilidad. Por lo cual la pesca ilegal en cualquier parte del mundo puede ser castigada por los organismos certificadores y hasta por el mercado. Hace dos años, Estados Unidos dejó de comprarle a Gran Bretaña por haber pescado ilegalmente en Georgias y en ese momento se transformó en el principal comprador de este producto en Argentina.

El hecho es de una gravedad inusitada: el buque Tai An no sólo ha robado del Mar Argentino 142 toneladas de merluza negra, con un valor de tres millones y medio de dólares, sino que ha puesto en peligro la sustentabilidad del recurso. Ante esta situación el Subsecretario de Pesca lo único que hizo fue indicarle al barco que saliera del área de distribución de esta especie, permitiéndole seguir pescando en otras zonas.

“Es lo que puedo hacer” le dijo Juan Antonio López Cazorla a los empresarios que reclamaban por su inacción. La explicación resulta pobre, dado que puede intervenir, no hacerlo es su elección o responde a presiones recibidas en nombre de la Canciller Diana Mondino, como se sospecha; o a estrechos vínculos del armador con las más altas autoridades fueguinas, como sugieren otros.

Siendo que la estructura de control y fiscalización no se ha modificado con la llegada del nuevo gobierno y es conocida su forma de trabajar, sumariando y haciendo volver a puerto a barcos por situaciones de una ínfima gravedad, comparada con este caso, resulta evidente que la orden de no mandar el Tai An a puerto llegó de más arriba. Del propio Subsecretario o de sus superiores.

La pesca zafó de ser incluida en la Ley Ómnibus pero los objetivos allí planteados se están materializando en la práctica. Tal como se pretendía en ese proyecto, el Consejo Federal Pesquero no está funcionando y la política pesquera depende de la discrecionalidad del Subsecretario de Pesca, que acaba de dar la primera muestra de su estilo de conducción.

Luego de que se conociera la decisión de López Cazorla, desde Intercámaras presentaron una nota que deja ver la preocupación que existe en el sector. Solicitaron que “se reinicien las actividades del Consejo Federal Pesquero y se materialicen las reuniones periódicas de estilo siendo que la actividad pesquera nacional requiere la inmediata reanudación de gestiones y trámites en proceso, y la demarcación de las políticas pesqueras para el corto, mediano y largo plazo, que permitan dar seguridad y previsibilidad al sector, en un contexto nacional e internacional, que obliga a estar pendientes de todos los indicadores con incidencia en el negocio pesquero”.

El descontento y preocupación en el sector es generalizado y todos comienzan a alzar la voz. En el día de hoy CAPeCA presentarán una nota solicitando al Subsecretario una explicación sobre la postura adoptada, la que consideran tan grave como la violación a la Ley de Pesca propinada por el buque Tai An. Pedirán también que ordene el inmediato regreso a puerto del buque y se decomise la totalidad de la merluza negra capturada de forma ilícita.

En el mundo la vigilancia de la pesca ilegal de esta especie es un tema serio, se han realizado persecuciones a través de Interpol y hasta han hundido barcos para ocultar la evidencia por temor a las sanciones. Todo el arco pesquero espera que se apliquen severas sanciones y que se vigile que no exista descarte de la evidencia. Pero para nuestro Subsecretario parece ser un tema menor.