28/03/2024
Más langostino que el permitido en el muelle 10

Los fresqueros “Portobelo I” y “Sueño Real” declararon 20% de bycarch del marisco, pero podían traer el 10% al ser despachados a la pesca de variado costero y no de merluza. En el caso del “Calleja”, declaró 1180 cajones con langostino de los 1394 que trajo en bodega. Los tres barcos fueron inspeccionados por Prefectura quien no reportó novedades.

  • Revista Puerto - Mar del Plata - PNA inspecciono buques pesqueros costeros - img 02
  • Revista Puerto - Mar del Plata - PNA inspecciono buques pesqueros costeros - img 03
  • Revista Puerto - Mar del Plata - PNA inspecciono buques pesqueros costeros - img 04
Por Roberto Garrone

La temporada de langostino al norte del área de veda permanente de merluza se habilitó ayer al quedar levantada la suspensión para el despacho a la pesca del marisco como especie objetivo, medida impulsada por el Subsecretario de Pesca la semana pasada y atendiendo un pedido insistente de las empresas integradas de Mar del Plata.

Pero en el puerto local la temporada de langostino al norte para algunos barcos fresqueros comenzó bastantes semanas antes con la captura por encima del bycatch permitido a partir de la prueba piloto que quedó reflejada en Acta 3/2021 y que luego se fue repitiendo en los últimos años, siempre con el objetivo de incrementar el nivel de trabajo en las plantas de tierra, fundamentalmente en Mar del Plata.

El objetivo pareció también incrementar la caja en el Distrito Pesca, como quedó reflejado con el caso del pesquero “María Gracia” que descargó en una marea 1.400 cajones de langostino y en otra, 850 cajones, pero que no se reflejaron en el parte de pesca ni en el acta de descarga, donde la supremacía de la captura fue pez palo.

La semana pasada fue noticia en los muelles del puerto, más precisamente en Puerto Piojo, el muelle 10, el operativo impulsado por Prefectura Naval Argentina en la descarga de tres pesqueros: por orden de llegada, la fuerza intervino en un control preventivo de carga, personas y antinarcóticos, en los pesqueros “Portobelo I”, “Calleja” y “Sueño Real”.

Los tres barcos cumplieron una marea casi calcada en cuanto a su duración y el lugar donde operaron: el rectángulo 4.161, aunque sus partes de pesca contienen datos curiosos y revelan que los tres pescaron más langostino que el permitido.

“Fue un operativo de rutina, de los tantos que hacemos durante el año y todo se desarrolló sin novedades”, aclararon desde la fuerza, tal vez sin saber que los barcos habían traído más langostino del permitido.

La posibilidad de contar con un bycatch del 20% de langostino desde el 1 de febrero hasta el 30 de abril corre para los barcos fresqueros que salen a merluza, no a variado costero como en estos tres casos, que pueden pescar solo el 10% como pesca incidental.

Este medio tuvo acceso a los partes de pesca de las tres embarcaciones. El “Portobelo I” entró con 1.741 cajones y una producción de 52.130 kilos. Declaró traer 630 cajones de merluza, 363 cajones de rayas, 23 cajones de calamar y 41 cajones de abadejo. Fue el único que declaró estas dos especies. En cuanto al langostino, declaró 10.290 kilos en 640 cajones. La cifra supera el 10% permitido.

“Lo del calamar y el abadejo en esa zona, a esta altura del año, es cuento”, reveló una fuente consultada que conoce los trucos y artilugios de los pescadores. El acta de la descarga corroboró esas especies casi con exactitud.

El caso más sobresaliente lo aportó el “Calleja”. El buque de Otesa SA vino incompleto porque se rompió la correa del guinche y entró con 1.394 cajones de los casi 2.000 que almacena en bodega. El barco declaró 1.180 cajones de langostino (20.886 kilos), 9 cajones de pez palo, 51 de rayas y 104 de merluza.

“En vez de dejar para el final el bycatch, el capitán lo fue a pescar primero y luego se rompió el guinche y no pudimos ir a pescar merluza; tuvimos que entrar incompletos”, aseguraron desde la empresa armadora, desde donde aclararon que no tenían ninguna infracción hasta el momento.

Con el bycatch de langostino no se fomenta en este caso la producción y el trabajo en Mar del Plata. La carga del marisco del “Calleja” fue comprada en su totalidad por una planta industrial del litoral argentino.

El último en descargar fue el “Sueño Real”. El barco declaró 1.602 cajones y una producción total de 48.660 kilos. De langostino trajo casi el 20%, también incumpliendo con la resolución del Consejo Federal Pesquero porque también salió a variado costero y debería haber traído solo el 10%. Declaró 9.472 kilos de marisco, 8.600 de pez palo, 12.600 de merluza y 10.836 de raya entre las principales especies.

Ahora restará esperar si desde la Subsecretaría de Pesca impulsan la apertura de los correspondientes sumarios. En el mismo grupo debería estar comprendido también el “Antonia D” que el domingo 17 de marzo ingresó con un 20% de bycatch habiendo salido también a variado costero.