22/03/2024
Matanza: el 55% de la merluza negra que trajo el Tai An es juvenil

El buque no solo realizó pesca ilegal de una especie para la que no contaba con cuota, sino que hizo pesca dirigida hacia juveniles violando toda norma y a sabiendas de la autoridad pesquera. Se decidió que Prodesur no podrá exportar esta mercadería porque involucraría a la Argentina en un escándalo internacional de pesca ilegal con graves consecuencias.

  • Revista Puerto - Merluza negra - Descarga en Ushuaia de la captura ilegal del BP Tai An - img 02
  • Revista Puerto - Merluza negra - Descarga en Ushuaia de la captura ilegal del BP Tai An - img 03
  • Revista Puerto - Merluza negra - Descarga en Ushuaia de la captura ilegal del BP Tai An - img 04
Por Karina Fernández

Las autoridades pesqueras están en conocimiento de que el barco Tai An se encontraba en flagrante violación a la Ley de Pesca, al menos, desde el 8 de marzo cuando las empresas lo denunciaron. Hoy, cuando el caso ha tomado estado público y ya todos saben que de las 163 toneladas de merluza negra más de la mitad está compuesta por juveniles y que puede constituirse en un escándalo a nivel internacional, el subsecretario de Pesca, Juan Manuel López Cazorla, dice que le caerá “todo el peso de la ley”. La fiscalización de la descarga continuará durante el día de hoy; los abogados todavía no definieron la sanción, pero ya se definió que, por el momento, el buque no podrá volver a salir y que Prodesur no podrá exportar la mercadería, que se destruirá o se subastará.

“Los ejemplares adultos enteros de merluza negra no deben tener una longitud inferior a los 82 centímetros, a los efectos de no considerarlos como ejemplares juveniles” señala la normativa vigente y en informes del INIDEP que sirvieron de base para calcular el tamaño del ejemplar cuando ha pasado por un proceso de H&G (sin cabeza y sin cola) se indica que “el tronco representa aproximadamente entre el 52% y el 53% de la longitud de la merluza negra entera y se puede asumir que los troncos con longitudes inferiores a los 43 centímetros, pertenecen a ejemplares de menos de 82 centímetros de longitud total”, por ende se trata de juveniles.

El buque Tai An declaró una captura total de merluza negra de 163 toneladas de las cuales 90 toneladas corresponden a juveniles. En número de ejemplares la cifra podrá resultar más escalofriante aún, pero para comprobarlo habrá que esperar el análisis exhaustivo de los investigadores del INIDEP, quienes podrán medir el impacto que esta matanza pudo tener en una población vulnerable.

Se trata de 90 toneladas de merluza negra que no llegó a reproducirse ni una sola vez, lo que en especies de este tipo puede considerarse un crímen. El volumen del que estamos hablando permite inferir que no se trató de pesca incidental, como intenta justificar el presidente de la firma Prodesur, sino de pesca dirigida sobre una población de juveniles.

En las imágenes de la descarga que circularon, se ven varios ejemplares de entre 30 y 32 centímetros, medida que, según el cálculo realizado por el INIDEP en un Informe del año 2002, representa un largo total de merluza negra de 60,8 centímetros. Para troncos de 22 centímetros como se vieron ni siquiera existe un cálculo; comienzan por 24 centímetros que representan a un juvenil de 45,6 centímetros. De esto estuvo compuesta más de la mitad de la carga de merluza negra del Tai An.

 

Las autoridades pesqueras tomaron conocimiento de la depredación que estaba realizando el buque, supuestamente, el 8 de marzo, recién cuando las empresas tenedoras de cuota lo denunciaron. En ese momento tomaron vista de los partes de pesca que deben emitirse cada 72 horas y corroboraron que el barco ya llevaba capturadas 142 toneladas de merluza negra y que más de la mitad eran juveniles. El Subsecretario de Pesca decidió que el barco podía seguir pescando durante diez días más. Inadmisible.

Ayer comenzó la descarga del buque en el puerto de Ushuaia, hubo un gran despliegue y el trabajo es exhaustivo. Además de veedores de las empresas y funcionarios de fiscalización, participaron la Prefectura, SENASA y hasta el Subsecretario de Pesca. Solo se ha descargado una parte de la carga de merluza negra, hoy se descargará el volumen más grande y se espera que se determine la sanción que cabe aplicar.

Por lo pronto el propietario del buque, Lui Zhijiang, se sigue manejando como si no hubiera cometido ninguna infracción. De hecho, pretendía descargar la merluza negra en su planta y dar despacho a la pesca al Tai An hoy mismo. Ayer convocó a la tripulación de relevo e hizo combustible. Pero no podrá sacar la mercadería del barco y el despacho del buque fue revocado.

Por ser la merluza negra una especie protegida a nivel internacional, ya se ha definido que Prodesur SA no podrá exportar esta mercadería, no se le otorgará el Documento de Exportación de Merluza Negra (DCD) que certifica la captura legal, dado que la Argentina puede quedar marcada por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos y también podría afectar a quien compre el producto de esta pesca ilegal.

La situación es muy grave y Argentina deberá aplicar una sanción ejemplificadora para no destruir en un día el prestigio que ha conseguido en años de una administración responsable de los recursos. La empresa ya había ofertado parte de su carga y se conocieron chats de comercializadores que se alertaban por el peligro que podía implicar hacerse de ese producto.

“Tené cuidado, aparentemente es pesca ilegal” dice uno de los compradores, a lo que el otro responde: “Ofrecieron muy barata talla chica, a 23 mil dólares, dicen que tienen una licencia de China”. Si el caso no hubiera estallado mediáticamente a tiempo, la Argentina y las empresas que comercializan legalmente merluza negra hubieran quedado atrapadas en un grave problema.

La Ley contempla para estos casos una multa irrisoria de entre 1.000 y 3.000 UP (cada UP es equivalente a un litro de gasoil) lo que implicaría una suma de dos millones y medio de pesos como máximo y confiscar la mercadería; pero también está en manos de las autoridades aplicar una retención del barco en muelle por al menos sesenta días y hasta quitarle el permiso. Ayer, los abogados de la Subsecretaría estaban estudiando qué sanción le aplicarán. Respecto de la mercadería están evaluando si se destruye o si se realiza una subasta.

El subsecretario López Cazorla, que no está dispuesto a dar explicaciones, ayer a pie de muelle decía que “aplicará todo el peso de la ley”. Está por verse.