01/04/2024
Barillari: condenas por evasión impositiva

La justicia federal sentenció a los hermanos “Gino” y “Franco” Barillari junto al empresario Jorge Calvo y el contador Hugo Fernández. Los empresarios pesqueros fueron condenados a cuatro años y seis meses de prisión, más multas y costas del proceso por hechos ocurridos hace más de quince años.

Revista Puerto - Los hermanos Gino y Franco Barillari fueron condenados por evadir impuestos - img 02 - Franco Barillari

Francisco "Franco" Barillari.

Por Roberto Garrone Fotos de archivo

El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata condenó a los hermanos Luis Leonardo “Gino” Barillari y Francisco “Franco” Barillari, titulares de la pesquera Antonio Barillari SA, a uno de sus estrechos colaboradores, Jorge Calvo, y al contador público Roberto Hugo Fernández por evasión impositiva en perjuicio millonario de las arcas del estado nacional.

El fallo corresponde a los magistrados Fernando Marcelo Machado Pelloni, Walter Antonio Venditti y Nicolás Toselli, quienes tras un proceso judicial que demandó casi dos años sentenciaron a los hermanos calabreses a la pena de cuatro años y seis meses de prisión, más multas y costas del proceso.

En tanto al empresario Jorge Calvo le correspondió una pena de tres años y seis meses de prisión y al contador Fernández la de dos años de ejecución condicional y la inhabilitación, por ese período de tiempo, para ejercer la profesión de contador público. Además, los jueces absolvieron al asesor de comercio exterior, Juan Kurylowicz.

Los jueces rechazaron el planteo de extinción de la acción penal por reparación integral introducido por el defensor público coadyuvante, Manuel Baillieau, con adhesión de las restantes defensas. También desestimaron el planteo de nulidad del alegato conjunto de los acusadores en razón del retiro del mismo efectuado por la defensora pública coadyuvante, María Isabel Labattaglia.

Los jueces fallaron en sintonía con lo planteado por el fiscal federal Juan Manuel Pettigiani, quien durante el debate pudo demostrar que los acusados habían cometido delitos de evasión simple del Impuesto a las Ganancias, evasión agravada del mismo tributo y obtención fraudulenta de beneficios fiscales entre 2002 y 2006 por un perjuicio total al Estado de 18.651.681,04 de pesos que, según los valores de esos años, serían cerca de 6.200.227 dólares.

Si bien las penas se conocieron en vísperas del fin de semana largo, los jueces darán a conocer los fundamentos de la sentencia el 29 de mayo próximo.

Antes de su concurso y quiebra, la empresa Antonio Barillari SA era una de las pesqueras más importantes de la industria marplatense, que contaba con una amplia lista de barcos fresqueros de altura, reprocesaba en su planta de José Hernández 69 de Mar del Plata, donde contaba con obreros, primero en cooperativas y luego registrados bajo convenio del Anexo PyME. La producción se destinaba tanto al mercado interno como a la exportación.

Los jueces determinaron que los hermanos Barillari y Calvo, en el período fiscal de 2002, presentaron fuera de tiempo una declaración jurada engañosa respecto del Impuesto a las Ganancias, para disminuir la carga impositiva y evitar pagar de esta manera 15.674.509 de pesos al Estado.

Para concretar esta maniobra, utilizaron proveedores que no pudieron ser localizados, que no poseían inmuebles afectados a la actividad, que se encontraban dados de baja o que carecían de capacidad operativa para la actividad.

El otro de los hechos tiene que ver con que los imputados se valieron de comprobantes de proveedores apócrifos con finalidad de documentar operaciones que dicen haber efectuado durante el giro comercial de la empresa, a efectos de evadir el pago del impuesto a las ganancias por salidas no documentadas de 2002, ascendiendo el monto del perjuicio a la suma de 2.168.795,93 pesos.

“Con estas maniobras, la empresa Antonio Barillari SA dedujo gastos y costos originados en la compra de pescado a favor de proveedores”, señala un fragmento de la sentencia.

Los jueces absolvieron a “Gino” Barillari por el delito de evasión del impuesto a las salidas no documentadas correspondiente al período fiscal 2002 y por el delito de apropiación indebida de aportes previsionales correspondientes a los meses de febrero, marzo, abril, mayo, septiembre, octubre y noviembre de 2009; enero, febrero, marzo, abril, mayo de 2010, “en ambos casos por no superar la condición objetiva de punibilidad de los arts. 2.a y 7 de la Ley 27.430, respectivamente”.