30/04/2024
El SiMaPe presiona para que Wöhler no sea director de Investigación

Claudia Carozza deja la DNI del INIDEP y pidió a los jefes de Programa que eligieran su reemplazante. Otto Wöhler fue el elegido. Pero el nombramiento no se concretó aún por presión del gremio de marineros, que envió una nota al Presidente, al Ministro de Economía y a los funcionarios de Bioeconomía buscando desprestigiar al investigador.

Revista Puerto - INIDEP - Otto Wohler propuesto por sus pares para director de Investigacion del instituto - img 02

Dr. Otto Wöhler, elegido por sus pares para ocupar la DNI del INIDEP.

Por Karina Fernández Fotos de archivo

Durante los primeros días de asamblea en el INIDEP por el despido de 35 trabajadores, la directora de Investigación, Claudia Carozza, anunció a la comunidad científica que iba a dejar el cargo luego de que los jefes de Programa decidieran, conjuntamente, la persona que consideraban idónea para ocupar su lugar. A pesar de que no todos simpatizan con la personalidad de Otto Wöhler, consideraron que en su paso por la Dirección, tanto de Investigación como del INIDEP, había quedado en evidencia su capacidad de trabajo, de gestión y conocimiento, convirtiéndolo en el mejor candidato y, por consenso, decidieron que sería el nuevo Director de Investigación.

Todo estaba listo para el traspaso y debía esperarse la firma del documento que oficializara la designación, pero la oposición del gremio de marinería SiMaPe lo trabó. No pudiendo tomar intervención directa el secretario general del gremio Pablo Trueba, fue un observador miembro de la Comisión Directiva, Cristian Piriz, quien envió en su nombre una nota, a través de la plataforma oficial del Estado, al presidente Javier Milei, a Luis Caputo, Fernando Vilella y Juan López Cazorla, rechazando el nombramiento de Wöhler al frente de la DNI.

En la misiva, que tiene el teléfono personal de Pablo Trueba para que los funcionarios puedan comunicarse con él, se busca desprestigiar al investigador realizando todo tipo de acusaciones, desde desmantelamiento del instituto hasta diseño de licitaciones fraudulentas, pasando por la decisión unilateral de designar a la Prefectura Naval Argentina para tripular los nuevos barcos de investigación.

Según pudo saber este medio, cada una de las acusaciones, al menos las que se transformaron en denuncias judiciales y administrativas, han seguido el debido proceso y se ha presentado toda la documentación necesaria para acreditar la transparencia de Wöhler. El resto de las acusaciones nunca se transformaron en denuncias.

Trueba acusa a Wöhler de haber procedido “al desmantelamiento y descuido del patrimonio más caro que tiene esta entidad que son los tres buques pesqueros de investigación”, mientras ejercía por 2011 el cargo de Director de Investigación. Sin embargo, solo la naturaleza del cargo, Director de Investigación, vuelve inverosímil la acusación.

También presenta como “antecedente altamente negativo”, un extraño pedido de investigación del Consejo Federal Pesquero de 2018 sobre la gestión de Otto Wöhler. En esos tiempos, Trueba ostentaba una estrecha relación con el subsecretario de Pesca de la Nación y presidente del CFP, Juan Bosch.

Precisamente fue por encargo de Trueba que se presentó en el CFP el pedido de intervención de las autoridades para investigar la gestión de Wöhler que, tras ser aprobado por el Consejo, fue elevado al subsecretario Bosch y al secretario del área, Guillermo Bernaudo, quienes accedieron solícitamente a poner en marcha el proceso de investigación.

Trueba lo acusaba de haber adquirido, y así lo expresa en la nota enviada al Presidente, “dos buques nuevos con un crédito del BID, sospechado, para reemplazar a dos buques viejos, desplazando al personal embarcado permanente que ocupaba dichos cargos, lo cual derivó en denuncias judiciales iniciadas por los propios tripulantes contra el INIDEP y su conducción”.

Las sospechas sobre el crédito del BID nunca llegaron a constituirse en una denuncia porque las auditorías realizadas, tanto las internas y las del BID durante todo el proceso, como las realizadas por la UCAR y la Auditoría General de la Nación, no generaron ningún tipo de cuestionamiento ni observaciones.

Por otra parte, la decisión del INIDEP y de las autoridades ministeriales de otorgar la tripulación de los nuevos buques de investigación (Angelescu y Mar Argentino) a la Prefectura, se tomó luego de transitar casi dos años de conflicto por mejoras salariales con los tripulantes del instituto. Ello tuvo como consecuencia la casi total paralización de las campañas, generando un gran perjuicio en la investigación de las principales especies pesqueras de país.

Este hecho fue judicializado y ha conseguido dos fallos a favor de los tripulantes del SiMaPe, pero sigue sin resolverse porque tras la apelación del Estado a través del INIDEP, es la Corte Suprema de Justicia quien debe definirlo.

Estas fueron las acusaciones que realizó Trueba ante el Subsecretario en 2018 pero no eran motivo suficiente para intervenir la gestión de Wöhler; y el CFP, presidido por Bosch, se valió de una excusa ridícula y mentirosa para atender la solicitud del gremio.

Se lo acusó de haber facilitado a las empresas dedicadas a la pesca de vieira un informe sobre la captura incidental de aves. Luego se supo que el informe no solo acredita que no existía pesca incidental, sino que además ya había sido publicado un año atrás y se encontraba disponible en la página web del instituto.

A pesar de que el motivo de la denuncia resultaba irrelevante y que todas las auditorías realizadas al crédito del BID y a la gestión de Wöhler había arrojado que no existió ninguna irregularidad, en 2018 Otto Wöhler fue desplazado del cargo de Director del INIDEP y no se le permitió volver a su anterior cargo de Director de Investigación. Desde entonces sigue trabajando en el Programa de Especies Australes, que es su especialidad académica.

Que Otto Wöhler vuelva a ocupar el cargo de Director de Investigación, tal como lo han decidido sus pares en un proceso democrático nunca antes visto, depende del subsecretario de Pesca Juan López Cazorla y del ministro de Bioeconomía, Fernando Vilella. Pueden firmar la designación correspondiente o sucumbir ante las presiones del SIMAPE, dejando en manos de la marinería las decisiones que incumben al ámbito científico. Cabe destacar que el Subsecretario Cazorla ya delegó en el SiMaPe el manejo del sistema de control y fiscalización de la pesca marplatense.