01/04/2024
No era pesca ilegal, era el show de Luis Petri

El Ministro de Defensa participó junto a las Fuerzas Armadas de un megaoperativo de persecución a un barco chino que navegaba por el Mar Argentino hacia aguas internacionales. Se lo interceptó y abordó por una sospecha de pesca ilegal que nunca tuvo fundamento. Se trató de un costoso y ridículo show armado para la prensa.

Revista Puerto - El ministro de Defensa Luis Petri monta un show persiguiendo a un potero chino que no pescaba ilegalmente - img 02

El ministro de Defensa Luis Petri monta un show persiguiendo a un potero chino que no pescaba ilegalmente.

Por Karina Fernández

Una corbeta, un patrullero marítimo, un helicóptero, dos gomones y un avión Hércules fueron afectados para realizar un operativo de captura de un barco potero de bandera china que estaba navegando por el Mar Argentino hacia aguas internacionales. Fue perseguido y abordado sin que existiera ninguna sospecha fundada de pesca ilegal dentro de nuestras aguas. El gasto de recursos y el papelón internacional van a cuenta de las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Defensa de la Nación, que montaron un show mediático en el que el ministro Luis Petri fue protagonista.

Llamó la atención el miércoles por la tarde la aparición en medios gráficos nacionales de una noticia: “La Armada Argentina interceptó a las 22 del martes un buque chino que pescaba ilegalmente 12 millas al interior de la Zona Económica Exclusiva del País (ZEE) o Mar Argentino”, anunció Infobae.

En el cuerpo de la nota se explicaba que el barco de bandera china había sido detectado por la corbeta Espora y el patrullero Cordero y que tras observar su derrotero verificaron que había salido y entrado nuevamente dentro de nuestra ZEE, lo que fue calificado como “conducta engañosa”. Fueron tras la embarcación y la persiguieron por varias horas. Para este operativo adicionaron la presencia de un helicóptero, dos gomones y un avión Hércules en el que viajaron, comandando el operativo, “el ministro de Defensa, Luis Petri, y el comandante del Estado Mayor Conjunto, Xavier Julián Isaac”.

La noticia resultó extraña, primero porque estuvo en los medios antes de que existiera un comunicado oficial, también porque la fuerza que cumple las funciones de policía en el mar es la Prefectura y en esa fuerza no se tenía conocimiento del operativo. Pero además, no se daba a conocer el nombre del barco ni tampoco el juzgado interviniente, información básica que se suministra en estas actuaciones.

Minutos después llegó el comunicado oficial, que confirmaba la existencia del operativo y a la vez agregaba que el barco (sin nombre) había “navegando dentro de nuestra jurisdicción a baja velocidad y con el sistema de identificación automática (AIS) apagado”. Que al ser contactado “incrementó su velocidad, prendió su identificador y adoptó una dirección de salida de nuestra zona de jurisdicción”, dando respuesta recién cuando llegó a aguas internacionales. Donde finalmente “luego de varias horas” fue interceptado y “se logró realizar una inspección ocular con la dotación de Visita y Registro, verificando que no había indicios de pesca reciente”.

Repetimos: se afectaron una corbeta, un patrullero, un helicóptero, dos gomones y un avión Hércules a perseguir un barco que nunca estuvo en infracción. Según datos de monitoreo el barco en cuestión (Heng Xin I) siempre navegó a una velocidad de entre 7 y 10 nudos, venía desde el Pacífico hacia la Milla 201. Nunca apagó el AIS y tratándose de un potero, para realizar tareas de pesca la única forma posible es manteniéndose a cero nudos, situación que nunca se evidenció.

En conclusión, el barco nunca estuvo en una situación sospechosa. El papelón y el gasto de decenas de millones de pesos (la hora de vuelo del Hércules tiene un costo de 24 millones de pesos) se podrían haber evitado si hubiera existido comunicación entre la Armada y la Prefectura, verificando rápidamente cuál era la situación del buque. Queda claro entonces que aquí no hubo intención de prevenir un ilícito sino de armar un show para la prensa en el que el ministro de Defensa, Luis Petri, fuera protagonista.

Las fotos difundidas por el propio Ministerio dan crédito de ello. Además del fotógrafo que acompañaba a Petri y capturó el momento en que el Ministro evidentemente habla para la prensa, se puede observar la presencia de al menos cuatro reporteros gráficos además del fotógrafo uniformado.

Escribió Petri en su perfil de X: “Patrullando el Mar Argentino desde el Hércules. La @Armada_Arg lidera los operativos de comando y control en la milla 200 para proteger nuestros intereses nacionales en el mar. La corbeta ARA Espora se suma al patrullero oceánico ARA Contraalmirante Cordero, reforzando nuestra seguridad marítima. ¡Ningún buque extranjero operará ilegalmente en nuestra Zona Económica Exclusiva! En Argentina, desde el 10 de diciembre, con el Presidente”.

En los últimos dos años no hubo intrusión de barcos chinos en la plataforma argentina y esto se debe fundamentalmente a dos motivos. El control y vigilancia que realiza la Prefectura Naval se ha ido perfeccionando y ya no es necesario prácticamente ejercer un control presencial porque toda la flota se encuentra monitoreada e incluso aquellos que mantienen apagado el geolocalizador (AIS) son detectados mediante un programa satelital.

Además, a partir del año 2017, cuando se produjo la persecución y escape de un buque ilegal que había estado pescando en nuestra ZEE, comenzó a funcionar un sistema de alerta en colaboración con Interpol que permite detener el buque en cualquier parte del mundo y ponerlo a disposición de las autoridades argentinas. Estos cambios no solo hicieron más efectivos los controles sino que redujeron los costos operativos.

Actuando con desconocimiento o, lo que sería peor, adrede, la Armada y el Ministerio de Defensa nos han dejado en ridículo ante un país que con su flota en la Milla 201 nos hace mucho daño: “De acuerdo con la información fehaciente que la embajada China maneja, el buque pesquero de nacionalidad china no da indicios de pesca ilegal, y ahora se encuentra en aguas internacionales realizando actividades normales”, postearon desde la Embajada China en Argentina y agregaron: “El Gobierno chino va a seguir trabajando como siempre con la comunidad internacional, con Argentina incluida, para luchar contra la pesca ilegal, en fomento de la conservación científica y el uso sostenible de recursos pesqueros”.

Entre 400 y 500 buques están pescando calamar, hoy, con muy buenos rendimientos en la Milla 201; pero lo importante parece ser si se atrapa o no un pesquero que pesca dentro de nuestra Zona Económica Exclusiva. No se necesitan demasiadas luces para entender que el problema está afuera, que ese calamar illex pescado sin control, sin declaración y posiblemente con trabajo esclavo, entra a los mercados y compite con el nuestro capturado de forma legal, sustentable y con trabajo registrado. Pero lo que importa, para el gobierno, es mostrar que somos activos en la vigilancia del límite marítimo y no importa si se dilapidan nuestros escasos recursos para montar un show para la prensa persiguiendo un buque que nunca estuvo en infracción. El escándalo, eso es lo que importa y así nos vamos alejando cada vez más de una solución real al verdadero problema.