30/04/2024
Piden derogar o aplazar obligatoriedad del marcado de redes en arrastreros

Lo hicieron desde la Cámara Pesquera Argentina ALFA en nota dirigida a López Cazorla y el CFP. ”De aplicarse esta Disposición equivocadamente, se generará una gran cantidad de costos, tiempo, tareas y por ende perjuicios evitables”, resumieron. Entra en vigencia el próximo 8 de mayo.

Revista Puerto - Marcado de artes de pesca - img 02

Desde la Cámara Pesquera Argentina ALFA elevaron una nota al Subsecretario de Recursos Acuáticos y Pesca y al Consejo Federal Pesquero en la que solicitaron la derogación y/o aplazamiento de la Disposición 04/23 de la Dirección Nacional de Coordinación y Fiscalización Pesquera. “No son las artes de pesca de arrastre las que ocasionan la pesca fantasma en nuestras aguas de jurisdicción nacional”, afirmaron en la misiva enviada la semana pasada.

El próximo 8 de mayo entrará en vigencia dicha norma, la cual establece la obligatoriedad para todo buque arrastrero que opere en aguas nacionales de identificar los aparejos de pesca y declarar en el parte de pesca electrónico la cantidad de cajones con el que un buque fresquero es despachado a zona de pesca y la cantidad de cajones con los que regresa a puerto al final de la marea, a fin de poder cuantificar los perdidos durante sus operaciones de pesca.

La disposición toma como uno de sus fundamentos principales las directrices de la FAO, que «desde principios de la década de 1990 lleva adelante acciones para fomentar la «concientización respecto al alcance del problema que generan en la biodiversidad marina los aparejos de pesca abandonados, perdidos o descartados (APPAD)» y menciona que la FAO ha publicado a principios del año 2023 un nanual para el marcado de aparejos de pesca.

ALFA no es la única preocupada por la entrada en vigencia de la disposición. En este tiempo hubo planteos de CAPECA y desde Intercámaras de la Pesca cada vez que se reunieron con el Subsecretario.

De acuerdo a lo expuesto por ALFA en la misiva, que lleva la firma de su presidente Mariano Retrivi, “la FAO emitió recomendaciones voluntarias para el marcado de artes de pesca pasivas y sus recomendaciones basadas en un estudio piloto en Indonesia, para la pesca con redes de enmalle a pequeña escala”.

“Es absolutamente inadecuado, engorroso, costoso e innecesario aplicar esta recomendación a los buques que pescan con redes de arrastre”, explicaron desde la cámara armadora y expusieron los motivos al Subsecretario.

Las redes están atadas al buque mediante cables de acero de gran resistencia. Es poco probable que se corte uno de los cables. En caso de perder la red, la huella del buque arrastrero queda grabada por los equipos de navegación por lo que es factible recuperar el equipo con un grampín, proceso que siempre se cumple con éxito.

“A nadie le conviene perder una red porque salen carísimas”, confió un armador consultado al respecto. “Mucho menos ahora que traen geolocalizadores con sensores inalámbricos que emiten su posición exacta”, completó.

Desde CAPEAR ALFA aseguraron que de aplicarse la Disposición, se generará una gran cantidad de perjuicios evitables como mayor burocracia para la registración, ante la obligatoriedad de la verificación “previo al zarpe” por inspectores con acta de constatación.

El movimiento y estirado de las redes generaría contratiempos en muelle para verificar las cuatro  marcas en la red o el estirado de la lima para verificar cada boya, lo que terminaría provocando contratiempos, demoras para inspecciones y obtención del acta de constatación para librar los despachos a la pesca.

“Tendríamos imposibilidad de utilizar las redes de repuesto estandarizadas para cualquier buque, en especial las gemelas para tangones. Práctica que se realiza en forma habitual y resulta necesaria para el desarrollo productivo de cada unidad de pesca, en muchas ocasiones”, distinguieron desde ALFA.

Por último, desde el sector armatorial quedaron a la espera de que el Consejo Federal Pesquero active la “Mesa de Diálogo para reducir el impacto de los aparejos de pesca perdidos, abandonados o descartados en la biodiversidad marina” y así poder exponer la posición del sector pesquero.