24/05/2024
Corta duración de la medida de fuerza del SOMU

El gremio había demorado la zarpada de la flota congeladora reclamando la falta de pago del dólar pesca, cuando acababan de firmar con las cámaras un acuerdo que lo eliminaba. Ayer por la tarde se dictó la conciliación obligatoria. SIMAPE, que no firmó el acta, denunció a CEPA por no pagarlo.

Revista Puerto - Mar del Plata - SOMU demora la zarpada de buques pesqueros - img 02

Un nuevo conflicto atraviesa a la industria pesquera y por 24 horas amenazó el comienzo de la prospección de langostino en aguas nacionales. El SOMU definió una demora de zarpada para todos los barcos congeladores por la no liquidación del dólar pesca, establecido en el Decreto 194/23 que todavía está vigente, en la remuneración por producción para los tripulantes. Pero a última hora de ayer la Secretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por 15 días.

La medida de fuerza del SOMU impactó en barcos congeladores adheridos a CAPIP, CAPECA, CEPA y CAPA. Los barcos “Luigi” y “Arrufo”, los dos tangoneros de Solimeno que habían salido sorteados para participar de la prospección de langostino en aguas nacionales que comienza este sábado fueron demorados, según confirmaron desde CEPA. Ante esta situación, las cámaras solicitaron rápidamente la conciliación obligatoria.

La respuesta llegó a las 20, cuando desde la Secretaría de Trabajo se emitió el documento dándose por iniciado un período de conciliación obligatoria por el término de 15 días, “debiendo retrotraerse la situación a la existente con anterioridad al inicio del conflicto y por el plazo de duración del presente procedimiento conciliatorio”.

En el mismo documento se comunicó a las partes identificadas que “se fija una audiencia en el marco de las presentes de manera virtual, para el día jueves 30 de mayo 2024 a las 13.00 horas”.

El tema de conflicto

Las empresas adheridas a estas cámaras dejaron de pagar el dólar pesca porque hubo una modificación de Artículo Tercero del acta en que acordaron el reajuste paritario para los ítems en pesos con el SOMU.

Eso fue el pasado 8 de mayo y en el texto no se menciona al decreto que le dio origen ni que, en caso de que la cotización del dólar oficial sea superior al pactado (en ese momento 300 pesos), siempre predominará el superior.

En el SOMU aclararon que en realidad lo que dice el artículo es que mientras el decreto siga vigente deberá seguir liquidándose bajo esos parámetros.

Entre la patronal entienden que lo mejor es derogar el decreto pero que mientras tanto había que ordenar la discusión paritaria porque ese valor nació en un contexto y coyuntura particular que hoy no se repite, luego de la devaluación de más del 100% que aplicó el nuevo gobierno.

Hubo otros actores que recordaron en la tarde de ayer que en realidad ese beneficio del gobierno anterior fue para el sector industrial a partir de la necesidad de estimular las exportaciones y el ingreso de divisas, luego que apoyaran la lucha de los gremios por la rebaja de ganancias pero que finalmente fue compartido con los tripulantes.

Juan Navarro aseguró ante la consulta de este gremio que el acta firmada el 8 de mayo “es un acta de básicos; lo otro está firmado el 9 de junio de 2023 y hay un artículo que mientras siga en vigencia el decreto de gobierno de incremento exportador se seguirá pagando hasta tanto no se dicte lo contrario”, aseguró.

El punto es que las anteriores actas no se redactaron como esta última. Ya el descontento por lo firmado brotó de la cubierta de algunos buques tangoneros contra la cúpula sindical y se manifestó a través de carteles confeccionados en las cajas de cartón donde se almacena el langostino en bodega. Desde diferentes buques hubo manifestaciones de repudio y acusaciones de traición.

“No fue por el dólar pesca sino por el tema del reajuste paritario”, aclararon en el SOMU Mar del Plata. A partir del 1 de abril el marinero de planta pasó a cobrar 310 mil pesos de salario básico, a partir del 1 de mayo 330 mil pesos y al primero de junio, 350 mil pesos, un guarismo similar al firmado en el fresco.

Mientras ahora surgen nuevas interpretaciones del artículo tercero, desde el SIMAPE denunciaron a CEPA por “incumplimiento de acuerdo salarial” ante la Dirección Nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo por no liquidar la última marea de los tripulantes afiliados a su gremio con el “dólar pesca” dentro del proporcional por producción.

“Lo pagan empresas con barcos congeladores como el ‘Coalsa’, ‘Canal de Beagle’, ‘Xeitosiño’, también lo tienen que pagar las empresas adheridas a CEPA”, aclaró Pablo Trueba, secretario General del SIMAPE.

En el gremio por ahora no determinaron ninguna acción directa en la flota congeladora, pero denunciaron ante la Secretaría de Trabajo que la cámara actúa “de mala fe” en cuanto por un lado estanca las negociaciones de un nuevo acuerdo paritario, “a la vez que presionan por alcanzar un acuerdo que deje sin efecto la aplicación de un decreto vigente”, remarcó Trueba en la nota a Mara Ágata Mentoro, directora Nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo.

Más allá de que son minoría los marineros de ese gremio entre los barcos de CEPA, en el SIMAPE avisaron que no van a firmar el acta paritaria que firmó el SOMU, sino la que mantiene todo el contenido del Artículo Tercero.