27/05/2024
Dólar pesca: ahora es el SIMAPE el que demora zarpada de congeladores de CEPA

Lo definió el viernes por la tarde luego de comprobar que solo habían cobrado los afiliados embarcados en los dos buques de Solimeno que participan de la prospección. La cámara solicitó la conciliación a las pocas horas, pero todavía no fue dictada.

Revista Puerto - Mar del Plata - BP Jose Americo de Moscuzza
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

La paz social en los muelles del puerto marplatense parece atada con alambre en vísperas del comienzo de la temporada de langostino en aguas nacionales. El viernes por la tarde, luego de una asamblea improvisada en el Muelle 3, el Sindicato Marítimo de Pescadores (SIMAPE) definió demorar la zarpada de los buques congeladores de las empresas adheridas a CEPA.

La medida obedece a la falta de pago del dólar pesca dentro del proporcional por producción que liquidaron las empresas armadoras a los tripulantes afiliados al gremio. Los ecos de la medida comenzarán a cristalizarse este lunes temprano, día y hora en que estaba previsto que zarpen el “Xeitosiño” y alguno de los tangoneros de Moscuzza.

“El único que pagó fue Solimeno, pero a los muchachos que salieron en los barcos Luigi y Arrufo que fueron a la prospección”, precisó Pablo Trueba, ante la consulta de este medio. “Compañeros de otros barcos de la misma empresa no cobraron”, amplió el Secretario General del gremio.

Fuentes consultadas en CEPA aseguraron bien entrada la tarde del viernes que conocida la medida del gremio habían solicitado la conciliación ante la Dirección de Relaciones del Trabajo pero que la misma no había sido dictada, por lo que esperaban que se dicte este lunes.

De este modo la flota congeladora, especialmente la tangonera que se prepara para iniciar la zafra de langostino, vuelve a quedar amurada en los muelles del puerto marplatense por una medida gremial, horas después de haber quedado liberada tras la conciliación obligatoria que la cartera laboral le dictó al SOMU, el gremio que había aplicado una medida de fuerza desde el miércoles pasado.

Además del dólar pesca, en el SIMAPE quieren que CEPA firme el acta con el reajuste de los ítems básicos en pesos del convenio por el primer trimestre. Pero anticiparon que no será en los valores que firmó el SOMU con la cámara marplatense, CAPA, CAPIP y CAPECA el pasado 8 de mayo y que llevó el básico del marinero de planta a 310 mil pesos en abril.

Esa acta de mayo habilitó a las empresas a no liquidar el dólar pesca. La bronca de los propios afiliados del SOMU y luego la denuncia del SIMAPE por mala liquidación, llevó a la conducción de Durdos y Navarro a demorar la zarpada para intentar dar marcha atrás con lo ya rubricado.

Allegados a la cúpula directiva que encabeza Trueba aseguraron que esos valores que firmó el SOMU también serán rediscutidos con CEPA porque “no reflejan el nivel de inflación” y lamentaron que impacten en el aguinaldo de peor manera. “A ellos (por los trabajadores del SOMU) les liquidan el aguinaldo de manera proporcional y a nosotros por el 50%”, aclararon.

Es el cuarto año consecutivo que la zafra de langostino en aguas nacionales comienza con cortocircuitos entre los gremios de marinería y las cámaras empresariales. Primero fue la rebaja en el valor del dólar para liquidar la producción en medio de la pandemia. Al año siguiente la puja fue por recuperar los valores originales. El año pasado fue por el beneficio del dólar diferenciado que recibieron los exportadores; y ahora porque rechazan su eliminación del recibo de sueldo.

“No tenemos muchos afiliados en este segmento de flota, es cierto, pero, aunque sean pocos los vamos a defender”, remarcó Trueba.

El escenario de conflictividad en la flota marplatense se completa con lo que ocurre entre los fresqueros de altura, donde avanza el período de conciliación obligatoria y ya ha habido dos audiencias entre los referentes de las patronales con el SOMU, pero todavía no florece el acuerdo. No se descarta que, llegado el caso, desde la Secretaría de Trabajo definan extender la conciliación por otros cinco días.