29/05/2024
Peligra la zafra de anchoa por medida del SOMU Rawson

El gremio mantiene un cese de actividades en reclamo de la liquidación de producción de la pasada temporada de langostino de aguas provinciales. Tampoco dejan realizar pruebas a los barcos que bajan de los astilleros. Los armadores demandarían al sindicato y aplicarían sanciones disciplinarias.

Revista Puerto - Peligra la zafra de anchoa - img 02

En una semana debería darse inicio a la zafra de anchoíta en aguas jurisdiccionales de Chubut, pero el cese de actividades del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos hace peligrar el inicio de la operatoria de pesca sobre esa especie.

La delegación Rawson del gremio de la marinería mantiene un extenso conflicto con la flota amarilla, desde hace varios meses, a partir que piden se les liquide los meses de la temporada de langostino a valores que habían pactado en un acuerdo de octubre de 2023. La Secretaría de Trabajo de la provincia, inicialmente les dio la razón, y a posteriori revocó su propio laudo dejando sin efecto el primer dictamen.

Concluida la zafra de langostino de aguas provinciales el reclamo se mantuvo y las negociaciones no avanzaron. Después, el SOMU empezó a bloquear o impedir que las embarcaciones sean subidas a dique seco de los astilleros locales, generando demoras de casi dos meses en las reparaciones y actualizaciones de las certificaciones de seguridad.

Las armadoras notificaron a los marineros que debían ponerse a la orden para efectuar las operatorias de mover los barcos, y de no hacerlo instrumentarían medidas disciplinarias ya que estaban cobrando el sueldo garantizado. Algunas empresas dejaron de pagar los francos, vacaciones y otros ítems lo que llevó a que el gremio accediera a que las embarcaciones sean subidas a los astilleros para que se les realicen los habituales trabajos de mantenimiento que les efectúan cuando no están operativos.

Parte de la flota, tras la zafra de langostino, readecúa los buques y en el invierno algunos van a merluza y otros participan de la pesca de la especie Engraulis anchoita.

Lejos de normalizarse la situación, una vez que los barcos entraron a dique, algunos empezaron a ser bajados para que se efectúen las pruebas de maquinas y testeo de otras maniobras que se requieren con las embarcaciones en navegación. El SOMU volvió a plantear que estaba en cese de actividades e impidieron que esas tareas se realicen con las complicaciones operativas que ello implicó.

Esta semana, el sindicato de los marineros volvió a ratificar que prosiguen con la medida de fuerza y que, de no resolverse la cuestión de la liquidación del concepto de producción de la anterior zafra de langostino, no habilitarán la salida de barcos para que vayan a faenar otras especies.

El conflicto no afecta a la totalidad de los barcos de la flota de Rawson, ya que diferentes armadoras habían liquidado los valores que se habían inicialmente acordado en octubre de 2023; mientras que las empresas afectadas y con la modificación del laudo por parte de la Secretaría de Trabajo anticipan que aplicarán sanciones a los empleados que no se pongan a la orden, al tiempo que sostienen que aquella cuestión salarial discurre por otra vía.

Con todo, a pocos días del comienzo de la zafra de anchoas en aguas de Chubut, no parece que vaya a ser fácil destrabar el conflicto, lo que terminaría afectando a actividades conexas como la estiba y la logística.