06/05/2024
Pescar ilegalmente merluza negra no sale tan caro

Al propietario del buque Tai An multado por pescar de forma ilegal 175 toneladas de esa especie, además mayoritariamente juvenil, se le permitió pagar solo el 30% del valor total de la mercadería decomisada, comprometiéndose a un plan de pago y se liberó su exportación y el despacho a la pesca del buque.

Revista Puerto - Merluza negra - Liu Zhijiang - propietario del BP Tai An

Liu Zhijiang, propietario del Tai An y hombre de mucha suerte.

Por Karina Fernández

Una situación inaudita se acaba de dar con el buque Tai An y su captura ilegal de merluza negra. La autoridad de aplicación, luego de incautar la mercadería y permitir sustituirla por un importe equivalente al precio de mercado, autorizó a la empresa Prodesur, propietaria del barco infractor, a pagar solo el 30% del valor total, establecer un plan de pago y hacerse de la mercadería para su comercialización en el mercado internacional; quedando de esta forma liberado el buque para poder volver a la zona de pesca.

“En los supuestos en que se proceda al decomiso de la captura considerada ilícita éste podrá ser sustituido por un importe en dinero equivalente al valor de mercado de dicha captura al momento del arribo a puerto del buque, conforme lo reglamente la autoridad de aplicación”, se establece en el artículo 53 de la Ley de Pesca.

Una vez iniciado el proceso sumarial por la Subsecretaría de Pesca, el Ministerio de Economía informó mediante un comunicado que “de las 139 toneladas de merluza negra decomisadas, la autoridad de pesca ordenó sustituir por un importe en dinero equivalente al valor de mercado al momento de arribo a puerto del buque en cuestión. Este monto asciende, al día de hoy, a 2.500 millones de pesos que serán ingresados al Fondo Nacional Pesquero (FONAPE)”

El comunicado emitido por Economía, dicen, no guardaría estricta relación con lo que surge del expediente. Según reveló el informe del INIDEP, la captura fue de 175 toneladas, pero además surge otro dato curioso de esta declaración, dado que según datos del INDEC en el mes de marzo el valor promedio de la merluza negra fue de 25.258 dólares la tonelada, lo que llevaría el monto total a 3,51 millones dólares, incluso tomando como cierta las 139 toneladas. El valor de 2,5 millones de dólares resultaría de 90 toneladas de producto final (troncos) que habría obtenido Prodesur.

Pero la laxa vara con la que se ha castigado la pesca ilegal de una especie protegida a nivel internacional no concluyó ahí, sino que acaban de permitirle pagar solo el 30% del valor total (U$S 2,5 millones) y adjudicarse un plan de pagos por el saldo para hacerse de la captura ilegal y poder venderla como si fuera legal.

Liu Zhijiang, propietario de Prodesur y del buque Tai An, presentó una nota al Subsecretario de Pesca ofreciendo por la merluza negra decomisada el pago del 30% del valor asignado y tres cuotas a 30, 60 y 90 días para poder comercializarla en el mercado exterior y dejar liberado el barco para su despacho. Según surge de la nota presentada por Zhijiang, se han depositado 804 millones de pesos y pagará tres cuotas del mismo importe.

La propuesta, aunque insólita, fue aceptada por Juan Antonio López Cazorla, que libró oficio a la Prefectura Naval Argentina para liberar el barco y a la Aduana para la libre comercialización de la merluza negra capturada ilegalmente. Aclara que “el levantamiento de la suspensión preventiva del despacho a la pesca implica la libre disposición de la mercadería interdicta”.

No existen antecedentes de incautación de captura y devolución por compra del infractor en la flota nacional. Sí, en cambio, se ha aplicado en buques extranjeros y para ello la ley establece específicamente que se debe abonar el total del valor de la mercadería para que el buque pueda ser liberado. Con el buque Tai An no se ha aplicado el mismo criterio.

A partir de hoy, el Tai An volverá a zona de pesca y según ha declarado su propietario volverá a pescar merluza negra porque no puede evitarlo: “Yo no puedo trabajar con 5 toneladas de pesca incidental, si no me cambian las condiciones no voy a salir”, dijo en una emisora radial de Ushuaia.

Pero además podrá salir al mercado internacional con merluza negra capturada ilegalmente y en su gran mayoría de talla juvenil, lo que podría generar un gran perjuicio a las empresas tenedoras de cuota que comercializan legalmente este producto, que es vigilado celosamente por la comunidad internacional.

La decisión tomada por la Subsecretaria de Pesca como parte del Ministerio de Economía no sería vista con buenos ojos en Cancillería. Hace dos años, cuando la flota de Inglaterra pescó merluza negra sin cuota legalmente establecida en el área de las Islas Georgias, nuestro país junto a otras naciones realizó el pertinente reclamo, solicitando además que los buques involucrados fueran incluidos en el listado de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. Extender ahora un certificado de captura legal a una captura ilegal coloca a nuestro país en un lugar cuestionable ante la mirada de la CAMELAR.

Los tenedores de cuota se han mostrado preocupados pero no emitirán ningún comunicado por el momento; el sector en su conjunto no quiere exponer al subsecretario de Pesca, temen que al exponerlo pueda ser apartado del cargo y que en su lugar llegue una persona cercana al asesor del gobierno Federico Sturzenegger. Prefieren guardar silencio ante las peligrosas desprolijidades de López Cazorla.