24/05/2024
Piden al Gobierno de Milei que suspenda las retenciones a la pesca

La crítica situación de los mercados internacionales, los altos costos internos y el tipo de cambio anclado plantea un escenario por demás complejo para la industria pesquera. CAPIP y CAPeCA requirieron a López Cazorla que gestione la suspensión de los Derechos de Exportación para la pesca. Bioeconomía aplicó una medida similar para la lechería.

Revista Puerto - Langostino - img 02
Por Nelson Saldivia Fotos de archivo

En la actualidad, el langostino easy peel o tail on, para envases de hasta 1 kilo abona el 1% de derechos de exportación, y para el caso de envases mayores es del 3%. A su vez, las colas en envases de hasta 2 kilos tributan el 3% de retenciones. Por su parte, el langostino entero está alcanzado con un 6% en cajas de hasta 2 kilos. En cambio, la exportación de colas en bloques mayores a 2 kilos para reprocesamiento en otros países mantiene el 9%.

En el caso de la merluza hubbsi, el filet congelado elaborado en tierra en envases menores a 1kilo tiene retenciones 0, y del 3% en el caso de envases de mayor peso. En tanto, las anillas de calamar Illex no pagan retenciones, mientras que el tubo limpio de calamar en envases de hasta 1kilo tributa el 5%.

Javier Milei en campaña, en su plataforma electoral, proponía la eliminación lisa y llana de las retenciones a las exportaciones, pero cuando asumió elevó un proyecto al Congreso que además de plantear la desregulación de la pesca, pretendía que los productos pesqueros paseen a tributar el 15% de retenciones. La fuerte reacción de todo el arco pesquero nacional logró frenar esa intentona.

Con todo, el panorama actual de la industria argentina en general, y la pesquera en particular, exhibe signos preocupantes. Según el estimador mensual de actividad económica (EMAE) del INDEC, la economía cayó 8,4% interanual en marzo y profundizó su derrumbe. La baja mensual en términos desestacionalizados fue del 1,4%, acumulando dos trimestres consecutivos con contracción. De esa manera, se cumplió uno de los criterios que se utiliza para determinar la existencia de una recesión.

Planteo a López Cazorla

En este contexto, la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP) y la Cámara de Armadores de Pesqueros y Congeladores de la Argentina (CAPeCA) elevaron al presidente del Consejo Federal Pesquero y Subsecretario de Recursos Acuícolas y Pesca de la Nación, Juan Antonio López Cazorla, un requerimiento por el cual le solicitan que gestione la suspensión de los derechos de exportación para la industria pesquera.

«No escapa al conocimiento de esta Autoridad que el contexto nacional e internacional para el sector, en estos momentos, resulta por demás crítico. Por un lado, el impacto de la guerra en Europa del Este, aspectos inflacionarios generales en países destino de nuestro producto, la continuidad de medidas restrictivas post pandemia en el mercado asiático, la caída abrupta de la demanda y los precios a la baja; la competencia adicional que resulta el langostino de criadero en un mercado deprimido, todo ello ha generado que, todas las empresas tengan una coyuntura desfavorable para su desarrollo», explican desde las cámaras empresariales.

Baja demanda y caída de precios internacionales

Con la firma del presidente de CAPIP, Agustín de la Fuente, y del titular de CAPeCA, Eduardo Boiero, las entidades advierten que «también como consecuencia de la inflación, los costos se elevarán y las importaciones no serán de un dólar siquiera a 800 pesos sino de 940 pesos, dado que se aplica el Impuesto PAIS del 17,5%, con lo cual la ecuación no resulta beneficiosa para un sector con baja demanda y caída de los precios internacionales», detallan al hacer una pormenorizada descripción de la realidad del sector.

«El aumento de los costos de captura y de producción, el aumento en combustibles, aceites y packaging; mayores costos en logística por falta de mayor actividad marítima; el aumento de los costos portuarios provinciales; y los nuevos e injustificados aumentos pretendidos por los convenios colectivos, el efecto de inflación en los ajustes salariales y el atraso cambiario de arrastre de años anteriores, se convierte en una estructura de costos inviable», alertan desde CAPIP y CAPeCA en la nota dirigida al subsecretario López Cazorla.

Incentivos para mejorar la competitividad

Tras la exposición de las variables que configuran un escenario adverso para la industria pesquera y el sector exportador señalan que «creemos necesario, por intermedio del carácter principal de autoridad pesquera nacional y como presidente de la institución principal de la política pesquera federal (Consejo Federal Pesquero) en este contexto de baja de precios internacionales y una débil demanda del principal consumidor mundial, la producción nacional entra en el periodo de crecimiento estacional con una perspectiva de aumento en los niveles de producción que redundará en una caída industrial».

«Que para mejorar el nivel de ingresos de los productores y de la industria, promover el desarrollo e incentivo de la producción y el agregado de valor nacional, impulsar las ventas a mercados externos, mejorar la competitividad de la cadena, deviene necesario suspender temporalmente hasta el 31 de octubre del corriente año, los Derechos de Exportación para las posiciones arancelarias de la Nomenclatura Común del MERCOSUR (N.C.M.) correspondientes a todos los productos pesqueros», proponen desde las cámaras empresariales.

Consideran que la suspensión de los derechos de exportación para todos los productos pesqueros «otorgará mejores condiciones comerciales para la generación de divisas para la Argentina y la sustentabilidad laboral de la industria fabril», argumentan.

“Esta medida, similar a la dispuesta por el Decreto N° 9/2024 publicada en el Boletín Oficial, busca otorgarle mayor competitividad al sector, a través de una mayor equidad entre las empresas que exportan”, citan como ejemplo, en referencia a la suspensión de las retenciones que se aplica al sector de la lechería y sus derivados exportables.