10/05/2024
Rawson: podrían despedir a marineros que impidan subir barcos a astillero

Hay una veintena de buques en espera de entrar a los astilleros para mantenimiento y reparación. Desde el SOMU no dan mano laboral para realizar la operatoria. Armadoras empezaron a girar intimaciones y aplicarían severas sanciones. Además, avanzarían en una denuncia penal por ‘extorsión’.

Revista Puerto - Chubut - Buques pesqueros en astilleros de Rawson - img 02

Diferentes empresas armadoras de la flota amarilla de Rawson tienen sus embarcaciones, desde que terminó la temporada, listas para ser subidas a astilleros para la práctica de las habituales tareas de mantenimiento y reparaciones que se llevan a cabo durante el invierno. No pueden hacerlo a partir de una decisión de la cúpula local del SOMU que les pide a los marineros que no suban a las embarcaciones hasta que no se resuelva la cuestión salarial que llevan meses de negociaciones.

Esta semana comenzaron a enviarse intimaciones a todo el personal de la marinería para que se presenten a trabajar, a los fines de poder garantizar la operatividad de las embarcaciones, y puedan ser movilizadas de muelle a dique seco.

La necesidad de subir los barcos no solo tiene que ver con efectuarles reparaciones, sino que también para la renovación de los certificados de seguridad de la navegación.

Independientemente del reclamo salarial que el gremio está haciendo sobre el precio del langostino, que vale recordar, la Secretaría de Trabajo revocó el dictamen inicial, y se cumplieron los plazos administrativos, no siendo recurrido, por lo que quedó firme, se les está requiriendo desde las empresas que presten su labor de trabajo a disposición de las armadoras para así garantizar la movilidad de los buques y cruzarlos a los astilleros.

Concluida la temporada, la marinería está percibiendo sus sueldos básicos garantizados y lo que les solicitan es que se presenten a cumplir labores. Hecha la intimación y para el caso de no presentarse a trabajar, analizan comenzar a aplicar diferentes sanciones disciplinarias, hasta llegado el caso, la máxima prevista en la legislación laboral que es el despido con causa.

Esta situación se da exclusivamente con los afiliados al SOMU, no así con el personal de maquinistas ni oficiales, que sí están dispuestos a aportar labores para la operatoria de sacado de los barcos a tierra. En estas circunstancias, calificadas fuentes del sector advirtieron que avanzarían con la presentación de una denuncia penal, en cabeza de la cúpula sindical local, por el presunto delito de extorsión por impedir que el personal de la marinería que quiere prestar servicios no lo puedan hacer a instancias de la organización gremial.

La dilación de esta situación, a casi dos meses de concluida la temporada, provoca que se estén venciendo los certificados de seguridad de la navegación de las embarcaciones pesqueras.

Desde el SOMU alegan que hasta tanto no se les abone lo que piden en materia salarial, no liberarán la mano de obra, pero ese reclamo paritario corre por otros carriles administrativos; hasta tienen habilitada la vía judicial para plantear sus demandas. Pero la no presentación a sus lugares de trabajo, al ser convocados, expondría a los marineros a ser pasibles de medidas sancionatorias disciplinarias, tal como lo prevé la normativa laboral.

Las sanciones, atento a la gravedad de los hechos, podrían llegar incluso a la máxima prevista en la legislación aplicable que es el despido con causa.