08/05/2024
SOMU extiende demora de zarpada en fresqueros de altura

Lo definió ayer tras una asamblea en su sede sindical. La medida se prolongará hasta que se agote el tiempo de negociación. SIMAPE acompaña la medida. Este miércoles las partes volverán a tener una audiencia virtual. Las cámaras patronales solicitaron la conciliación.

  • Revista Puerto - Mar del Plata - Asamblea del SOMU extiende la demora en la zarpada de la flota fresquera - img 02
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Asamblea del SOMU extiende la demora en la zarpada de la flota fresquera - img 03
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Asamblea del SOMU extiende la demora en la zarpada de la flota fresquera - img 04
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Se profundiza el conflicto paritario que enfrenta por estas semanas al SOMU Mar del Plata con las cámaras armadoras de la flota fresquera de altura por el reajuste en los ítems fijos del convenio y que mantiene desde el viernes pasado a la flota retenida en muelle del puerto local.

La asamblea convocada por el gremio en las puertas de su sede, sobre la Av. Edison lució poblada pero quizás no como se esperaba para una concentración que se antecedía por 72 horas de los barcos amarrados para que los trabajadores puedan participar del encuentro.

A mano alzada, los tripulantes decidieron extender la demora en la zarpada de la flota. “Al menos hasta que haya una instancia de negociación abierta”, aseveró Oscar Bravo. El Secretario General del gremio en Mar del Plata, finalizada la asamblea, salió a recorrer los muelles para informar a los afiliados que no habían podido participar.

La comitiva sindical recorrió el Muelle 3 donde estaba amarrado el “Virgen María” y luego llegaron al muelle “Deyacobbi” donde dialogaron con trabajadores embarcados de los pesqueros “Feixa”, “Tozudo”, “Don Santiago” y “Porto Belo l”

Desde el SIMAPE aseguraron que iban a “sostener” el compromiso asumido con sus pares del SOMU y respetarán la extensión de la medida, al menos por las próximas horas. El domingo el gremio había informado a la cartera laboral que se solidarizaba con los obreros marítimos unidos hasta luego de la asamblea. Ese acompañamiento, como la demora de las zarpadas, también se extiende.

Desde las cámaras armadoras se mostraron expectantes por lo que pudiese resolver la Secretaría de Trabajo, donde presentaron el pedido de conciliación obligatoria. “Tanto para el SOMU como para el SIMAPE”, revelaron fuentes armatoriales, ante la consulta de este medio.

Ayer, luego de la asamblea, desde las cámaras insistieron con el pedido ante Ariel Borghi y Pablo Crebay, del área de Negociación Colectiva. Tal vez las autoridades del ámbito laboral esperen el resultado de la audiencia de mañana.

La negociación entre las partes sumará un nuevo capítulo este miércoles.  La cúpula del gremio y los representantes de CaIPA y la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura volverán a verse las caras, al menos a través de la pantalla de una computadora.

Las partes parecen mantener posturas irreconciliables aunque en realidad la diferencia parece escasa. La patronal no se despega del 35% en dos cuotas para marzo-abril que ya acordó con marineros del SIMAPE y oficiales de máquinas y puente.

El gremio pide 34% a marzo para equilibrar la diferencia que quedó del acta pasada donde la inflación fue mayor que el reajuste paritario. Y sumar un 11% para el mes de abril, que podría ser en más de una cuota.

En el medio de la discusión y luego de la demora de zarpadas anunciado el viernes, intervino CAPEAR ALFA, desde donde se acusó al SOMU de llevar adelante un paro encubierto y extorsivo. La cámara no es signataria de convenio y por lo tanto no puede participar de las negociaciones, pero detenta la mayor representación de armadores en la flota fresquera de altura.

“Nuestra industria vive y depende de la producción. El SOMU no sólo no está en concordancia con sus pares, sino claramente en contra de los trabajadores”, señaló un fragmento del comunicado de ALFA durante el fin de semana.

No deja de ser paradójico que el único sector empresario que eleva la voz sea el que no forme parte de la mesa de discusión. Lamentos también se escuchan en los pasillos del SOIP.

“Hay muy poco pescado fresco; casi no está trabajando nadie y cuando salgan los barcos tendremos que esperar varios días para que los vuelvan a convocar”, subrayaron desde el sindicato que agrupa a los obreros del pescado.

Entre las demoras de zarpada, primero de los oficiales de máquinas y luego los marineros del SOMU para llevar a cabo sus respectivas asambleas informativas, la flota fresquera de altura suma ya más de una semana de completa inactividad en Mar del Plata.