19/06/2024
Corvina: Establecen recomendaciones de manejo para 2024

En la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo fijaron en 46 mil toneladas la Captura Biológicamente Aceptada (CBA) y en 42 mil la Captura Total Permisible (CTP) de la especie. 21 mil toneladas para Argentina y para Uruguay y 4 mil de reserva. Desde el INIDEP advirtieron por riesgos de sobrepesca de juveniles en Samborombón por la flota de pequeña escala.

Revista Puerto - Corvina rubia - img 02 - General Lavalle

La Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo fijó en 46 mil toneladas la Captura Biológicamente Aceptada (CBA) y en 42 mil toneladas la Captura Total Permisible (CTP) de la especie corvina para el año 2024.

Lo hizo por sugerencia del Grupo de Trabajo Costeros y quedó reflejado en la Resolución 2/24. En función de los criterios acordados, la CTMFM fijó 21 mil toneladas para Argentina y para Uruguay y una reserva de administración de 4 mil toneladas.

Desde el INIDEP, investigadores del Programa Pesquerías de Peces Demersales Costeros elaboraron el Informe Técnico 19/24 en el que presentan la evaluación del estado poblacional de corvina rubia entre 34°S y 39°S mediante un modelo estructurado por edad y brindaron recomendaciones de manejo para el presente año.

El informe fue elaborado por Nerina Lagos, Julieta Rodríguez y Claudio Ruarte. Los investigadores evaluaron su estado poblacional en el área del tratado del Río de la Plata y aguas nacionales adyacentes al norte del 39°S mediante un modelo estructurado por edad.

La pesca de corvina rubia tiene lugar en áreas bajo jurisdicción provincial, nacional y binacional, dado que es un recurso compartido con Uruguay. Esto implica que las medidas de manejo deben ser consensuadas entre ambos países.

La especie registra los mayores desembarques en aguas del Río de la Plata y la zona común de pesca. Entre 2012 y 2017 se registró un marcado descenso de los desembarques declarados por ambos países, que significó una disminución del 43% en ese período. Posteriormente se observó un incremento de los desembarques hasta que en los años 2019 y 2021 se superaron las capturas biológicamente aceptables recomendadas.

Además de las 46 mil toneladas de Captura Biológicamente Aceptable (CBA), los investigadores del Programa de Peces Costeros formularon otras recomendaciones de manejo para la conservación del recurso.

Para eso se valieron de información del período 1950-2023 que incluyó los desembarques tanto de la flota argentina como de la uruguaya, índice de abundancia estandarizados, estructuras de longitudes y edades y parámetros biológicos.

Del nuevo siglo, el año de mayores capturas declaradas fue 2012. Ese año la flota argentina declaró desembarques por 37.171 toneladas, mientras que la uruguaya sumó 23.059 toneladas para alcanzar en conjunto las 60.230 toneladas. El año pasado ambos países llegaron a 47.147 toneladas.

Del reclutamiento de la corvina y su variabilidad interanual, los autores del informe resaltaron que “existe suficiente evidencia que indica que el proceso de incorporación de juveniles a la pesquería es altamente dependiente de las condiciones oceanográficas y climatológicas que afectan las áreas de puesta y cría”.

En ese sentido, consideraron que “los recientes valores de recuperación poblacional, asociados a los altos reclutamientos en años previos deben, por lo tanto, ser considerados bajo un criterio precautorio tomando en cuenta la variabilidad ambiental en el área del Río de la Plata”.

Sobre el estado de la especie, los resultados al que accedieron los investigadores indicaron una tendencia de recuperación de la biomasa poblacional. “Sin embargo en el 2023 el recurso aún se encontraría en un estado de sobrepesca y sobreexplotación”, advirtieron.

Al momento de brindar las sugerencias para la preservación de la corvina rubia, los científicos sugirieron trabajar para alcanzar consensos nacionales para considerar en la Captura Total Permisible la totalidad de las capturas declaradas, es decir, las provenientes del área del Tratado y de aguas adyacentes.

Además, sugirieron limitar el aumento del esfuerzo pesquero en la Bahía de Samborombón “para evitar la sobrepesca de crecimiento debido al incremento de la flota artesanal y de pequeña escala que opera sobre juveniles”, subrayaron. Por último, recomendaron abordar la problemática de la subdeclaración de desembarques provenientes de esta misma flota.

Hasta el 10 de junio pasado, según la estadística oficial, se contabilizan 10.377 toneladas de corvina rubia declaradas en puertos argentinos. Mar del Plata centraliza la mayoría de los desembarques con 6684 toneladas.