25/06/2024
Fernando Álvarez advirtió que por las declaraciones de Luis Núñez no reabrirá las plantas

El jefe del STIA lanzó duras acusaciones personales y el empresario dijo que por su gravedad atentan contra el inicio de la temporada en las procesadoras de Madryn y Rawson. Sostuvo que sin garantía no reabrirá las plantas y responsabilizó al sindicalista.

Revista Puerto - Chubut - Langostino - Planta de Conarpesa en Puerto Madryn

Planta procesadora de Conarpesa en Puerto Madryn.

El presidente de Conarpesa, Fernando Álvarez Castellano, salió al cruce del secretario General del STIA de Chubut, Luis Núñez, quien en declaraciones públicas en Puerto Madryn lanzó acusaciones contra el empresario pesquero.

El sindicalista había señalado que la hija del ejecutivo había estado en la planta y destacó la tarea del personal, lo acusó de tener deudas salariales con los trabajadores, y alimentó suspicacias sobre la aparición de panes con cocaína en redes de un barco de la empresa, años atrás, al tiempo de poner en duda la legitimidad de un permiso de pesca otorgado a Conarpesa cuando tenía una planta en Comodoro Rivadavia.

“Las declaraciones de este tipo traspasan todo límite al meterse con mi hija”, afirmó Álvarez Castellano. “Ella estaba de viaje y conoció la planta de Madryn a comienzos de año y como la gente estaba trabajando muy bien les dimos un premio de cien mil pesos. No le debo nada a mis empleados, todo lo pago en blanco, no tengo a nadie en negro y eso Núñez lo sabe”, manifestó tras las manifestaciones del sindicalista de este lunes a la prensa local.

“No sabe con qué tirarme, ahora sale con el tema de las cuevas y el lavado, o de la droga. Si tiene algo, que me denuncie en vez de salir a decir pelotudeces por la radio”, criticó el ejecutivo de Conarpesa.

La controversia inicio a partir de la decisión de la firma de no iniciar la tarea de procesamiento en las plantas de Rawson y Puerto Madryn en razón del conflicto suscitado en la temporada de aguas provinciales, cuando en una medida de fuerza del STIA se dejaron toneladas de materia prima en las mesas sin procesar y se pudrieron. Conarpesa exige que el sindicato pague por el daño económico producido en aquel momento y que hasta que ello no ocurra, no se dará inicio a la temporada de Nación en las plantas.

“Conarpesa cumplió todos los requisitos”

“Ahora que se hagan cargo de los dichos de este tipo porque con lo que acaba de decir no pienso abrir las plantas”, anticipó. “Las declaraciones de Luis Núñez nombrando a la hija del presidente de Conarpesa, tratándome de narcotraficante, tratándome de lavador de dinero en cuevas, tratándome de que no le pago a la gente, desde luego que no ayuda a que se ponga la planta a funcionar”, avisó.

Álvarez Castellano también desestimó las sospechas lanzadas respecto de un permiso de pesca otorgado por una ley especial años atrás. Contó que oportunamente el Gobierno de Chubut le pidió que reabra una planta en Comodoro Rivadavia y se le entregó una licencia, posteriormente vendió las instalaciones, pero indemnizó a la totalidad de los empleados y les garantizó continuidad con los nuevos dueños. Dijo que ese permiso cumple los requisitos legales y así lo entiende la autoridad de aplicación.

“Núñez no sabe qué decir y ahora sale con esto que me está investigando. Que vaya y me denuncie. Conarpesa cumplió todos los requisitos y el permiso que tengo es perfectamente legal”, aseguró.

Sin garantías

Asimismo, recordó que “por responsabilidad del STIA, el 1 de febrero dimos por terminada la temporada porque el 29 de enero me dejaron tirados 3500 cajones de langostino arriba de las mesas que se pudrieron”, sintetizó sobre el origen del conflicto.

Fernando Álvarez reveló que “la gente está dispuesta a trabajar cuanto antes y devolver con trabajo la perdida de esos 3500 cajones, pero ahora por culpa de Luis Núñez no puedo abrir las plantas porque no tengo garantías de nada”.

“Con esta actitud del titular del STIA no puedo empezar a trabajar. No sé si mañana Luis Núñez me manda un piquete, hasta que no tenga garantías no vamos a trabajar en las plantas”, ratificó. “Yo tengo la mejor buena voluntad de comenzar a trabajar y la gente también, pero con este accionar de la conducción del STIA no puedo hacerlo”, enfatizó.

Y se preguntó: “En qué condiciones voy a empezar a trabajar viendo que el que manda y conduce el sindicato hace semejantes declaraciones contra mi persona”; y dijo que en este contexto se demora el reinicio de actividades en las plantas de procesamiento en Puerto Madryn y Rawson.