28/06/2024
La merluza no levanta en Mar del Plata

Pese a que se achicó la oferta de materia prima por la migración de barcos al sur, esta semana volvió a bajar el precio del kilo de entero en los muelles. Mercado interno deprimido y baja demanda internacional explican el fenómeno. Se desacelera el aumento de las exportaciones de filet de merluza.

Revista Puerto - Mar del Plata - Merluza - img 02
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Estibadores de la cooperativa PO.LI.LU descargan la bodega del fresquero “Gran Capitán” en el muelle Deyacobbi bajo una llovizna tenue y un viento que congela el alma en el puerto marplatense.

En un rato ingresará el “Padre Pío”, que viene demorado y antes descargó el “Wiron” para completar una jornada inusual. Un día de muchos movimientos de camiones y guinches en la dársena tradicional de la flota de altura que ahora exhibe la mudanza de buena parte de los barcos al sur.

Con apenas estos ingresos y un volumen mayor de materia prima disponible para las plantas que reprocesan con destino a mercado interno o los frigoríficos que cortan para exportación, el precio de la merluza hubbsi bajó otro escalón, en torno a los 600 pesos más IVA y se ubicó a valores de comienzo de año, cuando la inflación de los primeros cinco meses de 2024 supera el 50%.

“Puedo procesar mil cajones por día pero no hay ventas. Ni adentro ni afuera. Me llevo 100 cajones de compromiso para hacerle un favor al armador al que le compro durante todo el año”, cuenta Gonzalo, enfundado en un camperón deportivo inflable y con capucha, que le llega casi hasta los tobillos y apenas le deja ver la mitad de la cara.

El comprador prefiere mantenerse en el anonimato y no brinda su apellido. Mientras cuenta las peripecias que tuvo que sortear con las últimas cargas que mandó a Brasil, vigila que terminen de subir los cajones al camión.

“Otra vez volvieron con el tema parásitos; están rechazando carga cuando el pescado no tiene parásitos, ahora en invierno. Todo es política… cambiás un rótulo y pasa mercadería que te habían mandado de vuelta. Por eso digo que es político, no sanitario”, dice convencido.

El “Gran Capitán” zarpó a zona de pesca el 18 de junio y regresó a los 8 días con 1.700 cajones de merluza y 50 de variado, según dijeron. El armador va de un lado para el otro revisando remitos mientras hay otro camión que espera su turno para comenzar a cargar. “Estuvo unas semanas a 700 pesos, la quisimos llevar a 800 pero no hubo caso. Ahora entran tres barcos y  baja a 650… un desastre”, califica.

Los desembarques de merluza hubbsi en Mar del Plata muestran un crecimiento del 54% hasta el pasado 25 de junio, con 78 mil toneladas. Todos los actores consultados con este fenómeno aseguran que hoy ese crecimiento no se nota. La estadística parece arrastrar el buen comienzo del año cuando el pescado estuvo más disponible.

“Hay que agradecer a todos los barcos que se fueron al sur porque si estaban acá, el puerto quedaba parado por sobreabastecimiento. No hay quien compre, la demanda está muy reducida y por eso sigue cayendo el precio”, agrega Gonzalo, cuyos cajones ya están arriba del camión, pero mantiene la locuacidad.

“Europa, principalmente España, entra en vacaciones. Estados Unidos no está comprando y a Brasil no estamos mandando por el tema de los parásitos”, confió un industrial exportador, que sigue de cerca la nueva negociación con el SOIP que traerá aparejado un nuevo reajuste salarial y el aumento de los costos de producción. “A todos nos aumenta todo todos los días y el atraso cambiario cada vez es mayor. Cuesta encontrar un producto en el que podamos competir”, lamentó.

En este contexto, el informe que elabora CAPECA con la evolución de las ventas al exterior, en el caso de la merluza hubbsi, muestra que el volumen exportado entre enero y mayo creció 17,9% en relación al mismo período del año pasado.

La ralentización del movimiento exportador de hubbsi se observa al comparar el mes de mayo con el anterior, abril. En los primeros cuatro meses de 2024 las ventas de merluza al exterior habían crecido 35%. En un mes, esa suba se redujo a la mitad.

En el cuadro aparecen otros países como Polonia, Croacia, Israel, Portugal, Rusia y Ucrania donde se registra un aumento significativo en las ventas, aunque el volumen sigue siendo menor a los principales destinos como Brasil, España y Estados Unidos.

En estos tres países, hasta el mes de mayo, las ventas crecieron en comparación del año pasado. Y el precio promedio total no se derrumbó. Se mantiene en el orden de los 3.280 dólares por tonelada.