04/06/2024
La pesca de Chubut aguarda la convocatoria a la ‘mesa sectorial’

Torres volvió a poner en agenda la necesidad de revisar los costos de la actividad y abrir los números en un espacio con todos los actores sentados en una mesa. Gremios y empresas deberían debatir el futuro de la industria, donde el Estado debe cumplir un rol fundamental en mediar para evitar la conflictividad.

Revista Puerto - Chubut - Langostino
Por Nelson Saldivia

Las secuelas de la fracasada temporada de langostino en Chubut han impactado fuerte en la actividad. Esos meses que se perdieron de trabajar afectaron a toda la cadena productiva. Las empresas lo sintieron en sus finanzas y los trabajadores lo sintieron en sus bolsillos, ya que ninguna recomposición salarial posterior logró cubrir las pérdidas de haber empezado tarde la temporada y después haber estado inactivos casi dos meses en el inicio del año.

El Estado chubutense mostró también su incapacidad política para zanjar la situación y que los conflictos no quedaran merced al arbitrio administrativo de la cartera laboral. La temporada fracasó por responsabilidad de los sindicatos, las empresas y el propio gobierno.

Promedia el año 2024 y aún no se ha formalizado la convocatoria a la tan mentada ‘mesa sectorial de la pesca’ que el gobernador Ignacio Torres la viene proponiendo desde la campaña electoral. Volver a llegar al mes de octubre sin consensos generales será volver a tropezar con la misma piedra.

“No somos competitivos”

La semana pasada, ‘Nacho’ Torres durante una actividad institucional mandó un mensaje a los actores de la pesca chubutense instándolos a que den el debate sobre los números reales que hoy tiene la industria.

“El recurso que tenemos como el caso de la pesca termina procesándose en otros países porque no somos competitivos y porque nadie le pone el cascabel al gato. Nos sentamos y decimos: ‘muchachos acá está el problema’. Esto es lo que cuesta la descarga en otros países y esto es lo que cuesta en Argentina. Esto cuesta la descarga en Mar del Plata y esto cuesta en Chubut. Esto es lo que cuesta procesar langostino en España y esto es lo que cuesta procesar langostino en Chubut”, enumeró al cuestionar los valores de las descargas de la estiba y los costos laborales del procesamiento en tierra. El mensaje fue para el SUPA y el STIA.

Torres insistió en que “ese debate hay que darlo, no se tiene que asustar nadie porque no es un debate pro empresa ni pro trabajadores, es un debate pro desarrollo; incluye a todas las partes. El Estado es el principal interesado también porque gobernar, es definitiva, es también generar trabajo”, reflexionó.

Quién recoge el guante

Planteado esto, ahora resta que desde el propio sector empiecen a mover para que este espacio de debate se constituya, se arme con la vocación de construir y ser sostenibles. A nadie le sirve perder otra temporada, ni entrar en otro escenario de conflictividad. Semana que se pierde de trabajo, no se la vuelve a recuperar, ni se compensa con una mejora salarial posterior. Negociar con la industria andando debiera ser una de las premisas a tener en cuenta.

Tal vez ya sea el momento en que las partes recojan el guante y se propicie la puesta en marcha de la ‘mesa sectorial’ en la que cada actor esté dispuesto a sincerar los números, y discutir qué variables atentan contra la competitividad. En ese proceso, el Estado no podrá ser un mero observador, sino que deberá aportar todos los esfuerzos para que la discusión esté encarrilada y evitar que se repitan los conflictos.