27/06/2024
Sin petróleo frente a la costa de Mar del Plata

Según informó el medio gráfico Ámbito Financiero, fuentes ligadas a Equinor confirmaron el resultado negativo en el Proyecto Argerich Cuenca Argentina Norte, indicando que “fue calificado seco, no hay indicios de hidrocarburos”. Se espera una declaración formal de la petrolera.

Revista Puerto - Exploracion offshore frente a Mar del Plata dio resultado negativo - img 02
Por Karina Fernández

En la tarde de ayer se conoció, a través del portal de Ámbito Financiero, que la empresa noruega Equinor había informado que no encontró hidrocarburos en el pozo exploratorio Argerich y quedan «stand by las nuevas inversiones y expectativas por el desarrollo offshore frente a las costas de Mar del Plata”.

Aseguraron que fuentes ligadas a la compañía confirmaron el resultado negativo, luego de que se realizara la exploración sísmica y se evaluaran los resultados: “Fue clasificado seco, no hay indicios de hidrocarburos», habrían asegurado desde Equinor.

El Proyecto Argerich se encuentra en la Cuenca Argentina Norte, más específicamente en el bloque CAN 100; se trata del primer pozo exploratorio costa afuera (offshore) en aguas ultraprofundas en el país, que tuvo como objetivo la exploración de 15.000 km2 a más de 300 kilómetros de la costa de Buenos Aires y con una profundidad de 1.527 metros hasta el lecho marino.

Se espera que tanto la petrolera como la Secretaría de Energía de la Nación emitan una declaración formal y sumen detalles a esta noticia que sorprendió a todos en la tarde de ayer.

Hoy estaba prevista, en la sede de la UTN de Mar del Plata, una reunión de la Mesa de Desarrollo de la Industria Naval en Mar del Plata, que abordaría la explotación offshore y su vinculación con esta industria, en la que estaba prevista la participación de referentes de todos los astilleros del país, del Clúster de Energía de Mar del Plata, de ADIMRA y del Grupo Argentino de Proveedores Petroleros.

Desde el Clúster de Energía habían hecho proyecciones de empleo que según el último informe realizado por la Facultad de Ingeniería de la UBA no era reales: hablaban de la contratación de 125.000 trabajadores para el sector durante las próximas tres décadas, cifra que según los académicos no podría haberse alcanzado de ninguna manera, mucho menos manteniendo el modelo extractivista que sostiene la Argentina desde hace cuarenta años.

“Estudio de Impactos del Offshore” señaló que de concretarse la explotación recién en 2030 se conseguiría la primera extracción; y con el tiempo se podrá definir si se estaba ante un escenario Base (4000 millones de barriles) o Máximo (24.000 millones de barriles). Antes de lo esperado se ha confirmado que el pozo Argerich está seco.

Si bien la noticia de que no habrá explotación petrolera frente a las costas de Mar del Plata es un golpe para quienes tenían expectativas de mejorar los ingresos de los marplatenses, debe tenerse en cuenta que el impacto real no iba a ser el esperado. Un análisis realizado por el ingeniero naval Raúl Podetti, con base en este estudio de la FIUBA del cual es coautor, enfocado en las expectativas de empleo, revela que sería muy inferior al pregonado por el Clúster de Energía.

Se estimó que en un escenario Base se generarían 1039 empleos y en un escenario Máximo 7049 empleos, siempre y cuando se sumaran a la estiba, la marinería y proveedores, otro tipo de actividades como las vinculadas a la ciencia y la industria naval: “Esto representaría un moderado impacto de entre 0,3% al 2,3% del empleo total actual en Mar del Plata aproximadamente”.

Por otra parte, el análisis señala que “el valor a generarse sería de entre 45 y 200 millones de dólares anuales según el escenario y modelo. Para la economía marplatense, esto representa entre el 0,9% y el 4%, lo que equivale al 8% y 33% del valor generado por la Pesca o por el Turismo en Mar del Plata”

El resultado que terminó teniendo el Proyecto Argerich y la dimensión real del impacto social y económico de la explotación petrolera con una matriz extractivista, debería servir para abordar con mayor responsabilidad las autorizaciones de exploración sísmica que pueden poner en riesgo la actividad pesquera.