10/07/2024
Besugo: crecimiento de biomasa y población en estado de subexplotación

Lo destaca el Informe elaborado por investigadores del INIDEP. Aplicaron modelos integrados estructurados por edad que determinaron un crecimiento de su biomasa con estimaciones por encima del punto biológico objetivo. Sugirieron una captura que no exceda las 6.200 toneladas.

Revista Puerto - Variado Costero - Besugo - img 02

En la costa bonaerense el besugo se agrega en bancos rocosos distribuidos en forma discontinua a lo largo de la isobata de los 40 metros. Alcanza una edad máxima de 16,5 años y su actividad reproductiva en el Atlántico Sudoccidental ocurre entre los paralelos de 34º y 39º Sur entre octubre y diciembre.

En Argentina es un recurso de alto valor comercial y demanda variable, reconocido por la alta calidad de su carne tanto en el mercado local como en el internacional. Sus capturas representan el 10% dentro del conjunto íctico denominado comercialmente variado costero.

Se lo captura de manera incidental o dirigida por diversos tipos de flotas en aguas provinciales, nacionales e internacionales, ya que es un recurso compartido con Uruguay.  El 95% de sus capturas se descarga en Mar del Plata.

Estas caracterizaciones de la pesquería forman parte del Informe Técnico 20/2024 que contiene la evaluación del estado poblacional y recomendaciones de manejo para besugo en el Atlántico Sudoccidental en su área de distribución, elaborado por Nerina Lagos y Julieta Rodríguez, integrantes del Programa Pesquerías de Peces Demersales del INIDEP.

Las investigadoras describieron la dinámica poblacional para estimar el estado del recurso y su nivel de explotación. El 95% de las capturas proviene de la pesca de arrastre de fondo, flota que opera entre octubre y noviembre en áreas donde el recurso se encuentra durante el período de actividad reproductiva. La utilización de las nasas viene en tendencia decreciente, con una participación casi marginal en 2022.

Para incentivar la pesca con nasas los investigadores han propuesto un plan integral de manejo participativo. En ese marco y alineados a la FAO, recomendaron fomentar la pesca del besugo con nasas mediante la apertura de mercados para comercializar el producto obtenido con esta modalidad de captura.

El aumento de las capturas a partir de 2003, sumado a la importancia económica y pesquera de la especie, determinó que los investigadores del INIDEP comenzaran a realizar un diagnóstico de la pesquería.

En 2006 se realizaron los primeros estudios biológicos y en 2013 las primeras evaluaciones del stock. A partir del año siguiente se comenzaron a aplicar modelos integrados estructurados por edad, que determinaron un crecimiento de su biomasa con estimaciones por encima del punto biológico objetivo en el año 2021, que sitúan a la población en un estado de subexplotación y no sobrepesca.

En este contexto, el Grupo de Trabajo Costero de la Comisión Técnica Mixta sugirió que las capturas de besugo en el área no excedan las 6200 toneladas durante la temporada de pesca entre octubre 2022 y septiembre 2023. Se trata de un valor superior a lo recomendado en años previos.

Como índice de abundancia se utilizaron las CPUE de la flota comercial argentina en el período 2000-2022 y las densidades de campañas de investigación conjuntas realizadas entre 1981 y 2019. Ambas series fueron estandarizadas mediante modelos generales lineales.

En 2022 en Argentina se declararon descargas de besugo por 5604 toneladas, de las cuales solo 58 se pescaron con nasas. La flota uruguaya declaró 7 toneladas. El año de mayor captura de la serie fue 1981 con 12.446 toneladas, de las cuales Uruguay solo pescó 154.

Asimismo se incorporaron las estructuras de longitudes de ambas fuentes y se consideraron estimaciones de los parámetros de crecimiento, madurez y fecundidad, así como una clave longitud-edad basada en los muestreos de desembarques de la flota comercial argentina.

“Los escenarios de los resultados de la modelación planteados indicaron una tendencia creciente de biomasa en los últimos años”, señala el documento. Se observó un ajuste satisfactorio a los datos y una trayectoria de biomasa que reflejó la historia de la pesquería y las diferencias existentes entre los patrones de selección de las redes de arrastre y las nasas, así como de las campañas de investigación.

Las estructuras de longitudes indican que la flota que operó con redes de arrastre capturó principalmente individuos de entre 21 y 31 centimetros de longitud, ejemplares de menor tamaño respecto de los capturados con nasas.

Las distribuciones presentaron abundancias elevadas de ejemplares mayormente adultos (26 a 31 centímetros). Asimismo, en las capturas obtenidas con arrastre se observó una disminución de las frecuencias de longitudes mayores a 31 centímetros, principalmente desde 2014.

Las estimaciones de biomasa virgen fluctuaron entre 55.246 toneladas y 62.102 toneladas y las de la biomasa reproductiva virgen, entre 51.198 toneladas y 57.526 toneladas. Por su parte las estimaciones de la biomasa total para 2022 variaron entre 37.388 toneladas y 48.9841 toneladas, mientras que la biomasa reproductiva en ese mismo año osciló entre 32.001 y 42.619 toneladas lo que representa una reducción de Biomasa Reproductiva de entre el 63% y 79% de la condición virginal. Esto sugiere que el recurso no está sobreexplotado ni sometido a sobrepesca en la actualidad.

Otra de las recomendaciones de los científicos fue la de implementar un programa de observación a bordo de la flota que opera sobre el variado costero para obtener información de la captura total con estimación del descarte y la correspondiente estructura de longitudes.