04/07/2024
“El mayor reclamo de todas las empresas es la falta de paz social”, admitió Claudio Vidal

El mandatario santacruceño recibió a CAPECA y CAPIP ante los serios inconvenientes para operar en Puerto Deseado por los repetitivos conflictos con determinados grupos sindicales. El Gobernador anunció que pondrá en marcha severas medidas de seguridad. “Hay cosas que no vamos a tolerar, como el apriete o la extorsión, ni la falta de respeto”, avisó.

Revista Puerto - Santa Cruz - El gobernador Vidal recibio en Rio Gallegos a CAPECA y CAPIP - img 02

Vidal recibió en Río Gallegos a empresarios pesqueros.

Por Nelson Saldivia

Representantes del sector pesquero mantuvieron este miércoles un extenso encuentro en Río Gallegos con el gobernador de Santa Cruz, Claudio Vidal, y parte de su gabinete, para evaluar la situación que se presenta en el puerto de la localidad de Puerto Deseado, escenario de recurrentes conflictos que tornan imprevisible cualquier tipo de operaciones.

Las amenazas de cortes de ruta que impidan sacar la materia prima y los riesgos de sorpresivas medidas de fuerza en el puerto deseadense ha obligado a muchas de las empresas a optar por tener que irse a descargar a puertos de otras provincias; más allá que al estar pescando langostino en aguas nacionales tienen libre opción para entrar a cualquier puerto del país.

El gobernador Vidal compartió las inquietudes planteadas por el sector empresario y consideró “incomprensibles” determinadas actitudes de sectores sindicales, a los que calificó como “un grupo reducido de individuos” que ponen en riesgo una actividad “que necesita toda la comunidad de Puerto Deseado”.

El mandatario, que proviene de origen sindical, no dudó en advertir que no le temblará la mano para “adoptar firmes medidas de seguridad”, al tiempo de anunciar que a partir de los próximos días intensificarán los controles portuarios con Prefectura Naval y la colaboración de la Policía de Santa Cruz.

Restaurar el orden

“No se pueden seguir tolerando los robos, los saqueos. No se puede seguir tolerando que se violen todas las normas de seguridad. Todo lo que ha venido pasando durante estos últimos años es porque no se tomó una decisión política”, manifestó Vidal tras el encuentro con los representantes de diferentes pesqueras enroladas en CAPECA y CAPIP; la comitiva empresarial estuvo encabezada por Eduardo Boiero y Agustín de la Fuente, y ejecutivos de compañías radicadas y con inversiones en la provincia.

“Debemos trabajar todos para mantener la paz social y no podemos seguir alimentando la idea de que no se puede trabajar en Puerto Deseado porque cinco individuos paran toda la actividad”, sostuvo el gobernador patagónico al confirmar que “el mayor reclamo de todas las empresas es la falta de paz social. Esto lo tenemos que construir entre todos, con responsabilidad y argumentos sólidos”, dijo.

“No es el camino”

El funcionario fue crítico con el accionar de los gremialistas que en forma reiterada alimentan la conflictividad portuaria, lo cual, desalienta el ingreso de barcos pesqueros para que lleven a cabo las descargas de sus capturas para la exportación.

“Hay ciertas conductas que no van más en la práctica sindical. Hoy cumplo la función de gobernar esta provincia y durante diez años fui sindicalista y hoy vemos algunas actitudes que no logro comprender y ese esquema de conflictividad permanente no es el camino”, enfatizó.

“El camino del apriete y la extorsión de cinco o diez individuos no nos van a frenar para que esta actividad funcione. Desde el Gobierno vamos a impulsar un convenio colectivo de trabajo, normas de convivencia claras, pero todo tipo de conductas que no contribuyan a poder sacar esta actividad adelante no van a ser acompañadas por este Gobernador”, anunció Vidal en un inequívoco respaldo a los requerimientos de las empresas de lograr condiciones y garantías mínimas para desarrollar la actividad.

Dura advertencia

Claudio Vidal leyó con claridad cuál es el escenario que se le presenta al sector y se comprometió a actuar en consecuencia. “La poca actividad que tenemos del sector de la pesca en Puerto Deseado, no se está cuidando. Si no nos damos cuenta que se está perjudicando a una actividad que la necesitamos todos, claramente vamos a fracasar. Entonces, la decisión del Gobierno es hasta acá llegamos, de acá para adelante vamos a tomar decisiones fuertes y muy firmes”, comunicó este miércoles.

“Esas normas de conducta son: no alcohol, no sustancias tóxicas, no se puede robar, no se puede saquear y hay que trabajar”, recomendó a los estibadores al tiempo de volver a cuestionar a sindicalistas del sector: “a muchos esto les va a agradar, a otros no, pero acá no estamos para defender los caprichos de un grupo de individuos que no son la mayoría. Se terminó”, sentenció.