09/07/2024
“El mercado tuvo mucha oferta en poco tiempo”

Juan Redini analiza la zafra de calamar que terminó de manera anticipada en relación a 2023 pero que igual mostró buen nivel de abundancia con la reaparición del stock sudpatagónico. Las buenas capturas en Malvinas alteraron el ritmo de las exportaciones.

Revista Puerto - Calamar - Zafra 2024 - Buque potero

La temporada de calamar está cerrada desde mediados del mes pasado y los 71 barcos que compusieron la flota potera nacional declararon desembarques que alcanzaron las 127.803 toneladas. La cifra representa una mejora del 68% en la comparación interanual hasta el pasado 25 de junio, aunque la estadística terminará con números en rojo puesto que el año pasado los buques poteros descargaron 134 mil toneladas.

Para Juan Redini la zafra fue “buena”. El presidente de CAPA reconoció que si bien les hubiese gustado poder estar pescando a esta altura del año como lo hicieron el año pasado, respetan la decisión del INIDEP.

Desde el Programa Cefalópodos no habían encontrado ningún indicio para habilitar una prospección en la Unidad de Manejo Norte, al norte del paralelo de 44° Sur, ante la inexistencia de la segunda cohorte del stock bonaerense norpatagónico que el año pasado revitalizó las capturas luego de una veda temporal en el mes de mayo.

“Fue bastante aceptable. Al revés del año pasado, esta temporada lo mejor estuvo al sur, con una buena abundancia del Stock Sudpatagónico sobre la plataforma, algo que no ocurría desde 2015, creo. Fue un calamar de excelente calidad. En cambio, no se repitió el nivel de abundancia al norte que en 2023 nos permitió pescar hasta el mes de agosto cuando en el sur habíamos tenido malas capturas”, referenció el armador ante la consulta de REVISTA PUERTO.

Otro hecho distintivo que marcó Redini fue la mayor zafra que tuvieron los 110 barcos que operan en Malvinas y que por momentos complicó las ventas. “El mercado tuvo mucha oferta en muy corto tiempo y eso trabó un poco la comercialización. Hubo semanas en que consultábamos por pedidos y demoraban hasta quince días en respondernos. Eso porque las capturas en Malvinas crecían, creo que llegaron a las 75 mil toneladas cuando venían de pescar unas 35 mil, y nadie quería convalidar precios que luego podían llegar a bajar”, explicó el dirigente.

Las exportaciones de calamar entre enero y mayo alcanzaron las 121 mil toneladas, las cuales generaron 306,4 millones de dólares. Las cifras representaron un incremento del 75% en volumen y 150,5% en valor. El precio promedio fue de 2.543 dólares la tonelada, un 17,3% por encima del promedio de 2023.

“Las capturas se muestran bastante estables en los últimos años y eso es muy positivo. Las ventas, salvo esas semanas en que se frenaron un poco, también fueron positivas”, subrayó Redini.

En la pasada reunión de la Comisión de Seguimiento de la pesquería, desde el sector armatorial consultaron a los investigadores del INIDEP cómo fue que la flota nacional no pudo encontrar el calamar que luego migró hacia aguas afuera y alimentó las estadísticas de la flota con licencias del gobierno británico.

“Nos explicaron que los 8 barcos que operaron al sur del paralelo de 49° Sur, en la previa al inicio de la zafra 2024, lo hicieron en un área más próxima a la costa y que en realidad se cree que las concentraciones estaban más afuera”, explicó el Presidente de CAPA.

En ese sentido, el dirigente explicó que “la flota de Malvinas pescó el calamar entre febrero y marzo ejemplares de una talla S y M.  Veníamos de un par de años donde no encontramos nada al sur; quizás el año que viene a partir de estos mejores resultados haya barcos dispuestos a buscarlo más afuera”, aseguró.

Sobre la marcha del proceso de certificación de la pesquería y la firma del convenio con el INIDEP para iniciar un Proyecto de Mejoras, el presidente de CAPA resaltó el buen nivel de cobertura de observadores que tuvo la flota, en tanto reveló que los investigadores colaborarán con algunas medidas puntuales como puntos biológicos de referencia, la interacción de la pesquería con aves y mamíferos, entre otras.

“Es un plan a tres años que nos permitirá contar con mejores herramientas para avanzar en el proceso de certificación”, dijo Redini.

Las campañas son otro punto importante en el plan y este año solo se pudo completar la de la Unidad de Manejo Sur ya que la del Norte fue cancelada por problemas mecánicos en el BIP “Eduardo Holmberg”.

En CAPA aguardan tener datos sobre la abundancia relativa de juveniles del stock sudpatagónico y el stock desovante de verano, para perfilar la zafra 2025, a partir de la campaña global de merluza que debería ponerse en marcha en estos días a bordo del “Víctor Angelescu”.