09/07/2024
Mercosur: “Un corsé que nos inmoviliza”

Así lo definió la Canciller Diana Mondino ayer en la Cumbre de Presidentes que se celebra en Paraguay. Pidió terminar con un mecanismo que, en pos de crear una barrera protectora, terminó limitando las exportaciones. Pidió avanzar en un acuerdo con la Unión Europea.

Revista Puerto - Canciller argentina Diana Mondino en reunion del Mercosur - img 02
Por Karina Fernández

La Canciller Diana Mondino participó ayer en la ciudad de Asunción de la Cumbre de Presidentes del Mercosur, junto a mandatarios y altas autoridades de la región. En la sesión plenaria, la Ministro ratificó el compromiso de la Argentina con el bloque y fijó la posición de nuestro país respecto de la actualidad de este bloque de integración comercial. Tuvo duras críticas sobre su funcionamiento que, sostiene, ha limitado el comercio en lugar de favorecerlo; y pidió avanzar en la eliminación de barreras entre los países miembros y en un acuerdo con la Unión Europea. Solo a través de este tipo de acuerdos la pesca puede pensar en modificar su situación arancelaria para el ingreso de productos al mercado europeo, el más importante para la industria.

Dando inicio a su discurso, la Canciller lamentó que no se haya alcanzado el consenso para adoptar el proyecto de comunicado conjunto de los Estados Partes y Estados Asociados, cuando se había estado muy cerca de firmarlo: “Todos debemos ser escuchados”, dijo y agregó que “el valor agregado de este tipo de encuentros radica precisamente en el intercambio de puntos de vista, lo que lejos de constituir un problema, tiene que ser aceptado como una sana práctica, en beneficio de todos sus miembros. Espero que alcancemos como grupo esta madurez”.

Señaló que, a pesar de estar en un momento convulsionado del mundo, ello no impidió que se celebran unos 300 acuerdos comerciales a nivel mundial, indicando que “un sistema económico basado en la libre empresa es la única herramienta con la que contamos para terminar con el hambre, la pobreza y la indigencia”.

Luego lanzó duras críticas al sistema de funcionamiento del Mercosur, el cual dijo tiene un exceso de regulaciones y que se cerró en sí mismo. Tenemos “un Mercosur que, con el argumento de erigirse en una barrera protectora frente a las importaciones desde terceros mercados, no hace más que limitar sus propias exportaciones, lesionando el sistema de equilibrio general que subyace al intercambio comercial. Pasamos de crear comercio a desviarlo. Lo que es peor aún, nuestra unión es una unión aduanera bastante imperfecta”.

Siguiendo en la misma línea discursiva afirmó que “el Mercosur dejó de ser entonces una válvula de escape para volverse un corsé que nos inmoviliza, que no hace más que magnificar los problemas domésticos”.

La Ministro, haciendo referencia a la gestión kirchnerista, habló de la particular situación de nuestro país, asegurando que “no teníamos autoridad moral para criticar un Mercosur cerrado, porque nosotros como país estábamos extremadamente cerrados”. Situación que a su entender ha llegado a su fin con la llegada de La Libertad Avanza al gobierno. Antes había dicho que ahora “para la Argentina se acabaron las ambigüedades”.

Pidió terminar con las barreras arancelarias entre los países socios del Mercosur “para

mejorar los flujos comerciales intrazona, y desde allí integrarnos y con el resto del mundo”. En ese sentido se refirió a la necesidad de avanzar en acuerdos preferenciales con terceros países y bloques.

“Hasta ahora el Mercosur no ha logrado convertirse en un instrumento de acceso a los grandes mercados externos. No hemos podido –a veces por la posición de terceros, a veces por nuestras propias decisiones– alcanzar acuerdos preferenciales con países o bloques que hoy se inscriben en las corrientes comerciales más dinámicas a nivel global. Estamos en negociaciones con la UE, pero también EFTA, Singapur, con muchos de los países aquí presentes, Asia, países que se han acercado a nosotros: Japón, Malasia, Indonesia, Emiratos Árabes, por lo cual proponemos una forma novedosa de negociación, más rápida”, propuso Mondino.

Sobre el final, la Canciller exhortó a lograr “un Mercosur voraz, con esteroides; estos treinta años donde no se avanzó mucho se deben terminar”, dijo y sostuvo que sería una clara señal de compromiso “cerrar la negociación con la Unión Europea”, agregando que ya “demostramos nuestra firme decisión de alcanzar un acuerdo equitativo y mutuamente beneficioso”.