02/05/2022
Langostino: “Lo que hay que manejar es el esfuerzo pesquero”

Tras siete años de campañas de evaluación ininterrumpidas de langostino se ha podido construir una serie histórica que permite arribar a conclusiones respecto del comportamiento de la flota y la respuesta del recurso. Entrevista a los responsables del Programa Langostino del INIDEP.

Revista Puerto - INIDEP - Langostino - Paula Moriondo Danovaro
Por Karina Fernández Fotos Diego Izquierdo

Paula Moriondo Danovaro, jefa del Programa Langostino del INIDEP, junto a su compañero de equipo Emiliano Pisani hablaron con REVISTA PUERTO sobre los pronósticos para la próxima temporada de invierno en aguas nacionales. También sobre las señales de alarma que comenzaron a ver, el nivel de gravedad que tienen y sobre las conclusiones a las que han arribado respecto del impacto del esfuerzo pesquero, tras poder construir una nueva serie histórica de siete años.

REVISTA PUERTO: ¿Qué se puede esperar para esta temporada?

PAULA MORIONDO DANOVARO: Hasta el momento tenemos 43 mil toneladas desembarcadas, en el mismo período el año pasado tuvimos 41 mil toneladas, este año en principio arrancó bastante similar, si bien Rawson tuvo un poquito menos, las concentraciones estaban medias raras, aunque no podemos saberlo con exactitud por la falta de información, las condiciones entre esta temporada y la del año pasado serían similares.

RP: En el informe ustedes señalaron que encontraron un escenario similar al de 2021 pero una diferencia significativa respecto de 2017 en numerosidad y abundancia. ¿Qué implicancias tiene para la pesquería?

PMD: Eso es lo que venimos documentando, si bien el recurso está en alrededor de las 200 mil toneladas, está por debajo de lo que era su condición inicial, cuando iniciamos la investigación con el buque Bogavante en 2017. Hay una diferencia significativa en lo que respecta a la estimación de biomasa y numerosidad de individuos, la población está a la baja.

RP: ¿Es para alarmarse la disminución del 27% de individuos?

PMD: No, estamos viendo que el langostino responde rapidísimo a los cambios en el nivel de esfuerzo. De 2017 en adelante vimos que había un retraso en el período reproductivo, que las hembras tenían una menor reserva energética para reproducción, que las tallas eran más chicas, que había una menor proporción de hembras grandes que son las que dan una mayor cantidad de descendencia. Todos esos síntomas después se revirtieron con el parate de 2020 por la pandemia y el retraso en el inicio de la temporada de los congeladores, y de 2019 cuando también se atrasó el inicio de la temporada, se acortó un poco y se dejaron subáreas sin acceso a la pesca. Todos esos cambios en el esfuerzo hicieron que la población empezara a mostrar signos de recuperación, mayores estimaciones de biomasa, las hembras recuperaron un poco su tamaño, la calidad de las reservas energéticas.

RP: ¿Qué se debe hacer ante este escenario?

PMD: Se debe tener mucho cuidado con el esfuerzo. Lo vemos claro, se va regulando muy fácilmente con el esfuerzo pesquero. Con regular un poco la población, siempre y cuando las condiciones sean favorables, parece haber respuesta rápidamente. Eso es lo que hay que manejar, el esfuerzo. La idea es nivelar el esfuerzo pesquero para que la población se mantenga en equilibrio, para que no siga bajando y podamos mantenernos en estas 200 mil toneladas, que son desembarques excelentes para una pesquería como esta.

RP: ¿Qué porcentaje de reducción de individuos sería un límite aceptable?

PMD: Lo estamos evaluando, estamos viendo cual es el límite en el que la población corre riesgos. Lo estamos trabajando en conjunto, estamos viendo cuál es el volumen de individuos aceptable y a partir de cuándo se dará el alerta a las autoridades.

RP: ¿Con el nivel de esfuerzo que hubo el año pasado, se puede esperar para 2023 una situación similar con las hembras?

EMILIANO PISANI: Eso probablemente lo veamos después de esta zafra y en la campaña de noviembre.

PMD: En la campaña de noviembre nosotros sabemos cómo llegan las hembras reproductoras, cuáles son los tamaños de esas hembras que dejarán descendencia y ahí sí podremos ver y establecer series de tiempo. Vamos a poder ver cómo estos cambios van afectando a la población y entonces poder decir qué nivel de esfuerzo pone en riesgo a la población. Estos siete años de campaña nos sirvieron mucho para sacar promedios, tener una nueva serie histórica con la misma plataforma, nos dieron mucha información sobre cómo reacciona el langostino ante los cambios en el esfuerzo.

RP: ¿Se puede tener un nivel de esfuerzo pesquero como el del año pasado y mantener este equilibrio?

PMD: Lo que estamos viendo es que, con ese nivel de esfuerzo, la biomasa disminuyó, pero poco. Estamos por debajo de días de operaciones de pesca de lo que fue en 2017 y 2018 cuando el incremento fue muy alto y se empezó a ver que la población comenzó a disminuir. Con los niveles de esfuerzo del año pasado estamos al límite, tenemos que seguir la población y ver si con este esfuerzo sigue descendiendo la biomasa o si se puede mantener con estos niveles desembarques de 200 mil toneladas.

EP: Algo que observamos fue que el aumento del esfuerzo no se correlaciona con un aumento de las capturas. A raíz de la pandemia vimos que entre 2020 y 2021 el esfuerzo aumentó un 40% y las capturas un 18%, no es lineal.

RP: Es decir que con un mayor esfuerzo podrías generar daños a la población o el ambiente y no llevarte más langostino.

PMD: SÍ, porque la población de langostino tiene su límite, por más que aumentes el esfuerzo va a dar un determinado rendimiento, no más. Aumentaron el esfuerzo y no fue lineal con el desembarque extra que tuvieron. El monitoreo diario nos permite ver si el bycatch aumenta y eso nos permite avisar a las autoridades y ellos están respondiendo rápidamente. El problema que tenemos es la cantidad de observadores.

RP: ¿Qué porcentaje de la flota está cubierto?

PMD: Hoy tenemos solo dos observadores y no sabemos con cuántos vamos a contar para la temporada. Ahora se está planificando la prospección y para eso vamos a tener los observadores, pero no sabemos cuántos vamos a poder mantener en los barcos para que la información que demos sea certera.

RP: ¿Eso tiene solución a corto plazo?

PMD: Yo creo que no, que para esta temporada no vamos a tener el número necesario de observadores, se está preparando un curso, pero no creo que tengamos el 10 por ciento de cobertura que necesitamos en cada flota, que sería lo óptimo para seguir esta pesquería como corresponde.

RP: El año pasado ustedes lo dijeron en sus informes e incluso luego hubo sanciones sobre barcos fresqueros, por arrastrar de noche, durante más tiempo del permitido. ¿Cuál es el impacto que ese tipo de conductas tiene?

PMD: Aumenta el esfuerzo pesquero, si tenemos el esfuerzo regulado para pescar de siete a siete y pescan toda la noche, aumenta el esfuerzo y está prohibido, son prácticas desleales con el resto de la flota que cumple con las normas. Esto generó que comenzara a haber una competencia entre barcos por pescar. Tanto fresqueros como congeladores comenzaron a ser más desprolijos. Ahora con la merluza hay otro equilibrio, hay más merluza y ya no se concentra tanto el langostino y solapa la distribución. Antes tenías lances de cinco minutos porque el langostino estaba puro y eso ya no lo estamos viendo, ahora les cuesta más porque está más disperso y más mezclado con la merluza, entonces cuando se llega a los límites de bycatch se cierra.

RP: Habitualmente se reúnen con el sector congelador, pero ahora también se están reuniendo con el sector fresquero, algo que antes no sucedía.

PMD: Pidieron encontrarse con nosotros porque creo que están tomando más conciencia, quieren ver cómo viene la zafra. Estamos hablando mucho con la gente de mar, les hemos dicho que más allá de toda medida de administración que se pueda tomar y recomendación que podamos hacer, el recurso está en manos de quien está en el agua. Serán las buenas prácticas de manejo la que hagan que el recuso se mantenga. Es difícil para la autoridad de aplicación tener el control de todo, pero si la gente que está en el agua toma conciencia y las prácticas de pesca son responsables, vamos a seguir teniendo langostino.

RP: En el informe hacen referencia a la distribución de tallas, de ejemplares grandes que observaron en noviembre, pero no los localizaron en marzo. ¿Esto puede deberse a cuestiones climáticas o ser consecuencia del esfuerzo aplicado en la temporada de Rawson?

PMD: No los encontramos, pero tuvimos una campaña bastante particular, hubo malas condiciones climáticas con mucho viento, que tiende a dispersar el langostino más grande y creemos que eso fue lo que sucedió en toda el área de distribución. En la zona de Rawson puede ser que se haya visto afectado por la pesca, pero no lo sabemos porque seguimos sin tener ningún dato de la temporada, solo muestreo de desembarques que nos da una idea de la estructura de tallas y algo de la parte reproductiva, pero no sabemos nada respecto de las concentraciones. Al no tener los datos de abordo no podemos conocer los rendimientos y cómo fueron las concentraciones.

RP: En Chubut justifican su postura ante la entrega de datos porque consideran que no existe reciprocidad con el INIDEP.

EP: En cada campaña nuestra viene un observador de la provincia que se lleva la información y muchos observadores de provincia participan de la zafra en aguas nacionales teniendo acceso a la información.

RP: Este es un tema del cual debiera interesarse el Consejo. ¿Tienen alguna respuesta?

PMD: Les interesa y varios de ellos han pedido la información, pero se ve que hay algo que nosotros no entendemos por lo cual no se puede llegar a esa información. Chubut ha tomado muchas medidas para preservar el recurso, el Golfo San Jorge es la principal área de cría y hacer el esfuerzo de mantenerlo cerrado es muy bueno, esto en parte compensa el esfuerzo pesquero de la temporada de Rawson. Nosotros conocemos los valores de explotación, no debiera existir temor de incorporarlos a los datos de investigación, entendemos que es el segundo recurso más importante de la provincia y nunca hemos dado recomendaciones de reducción de la pesca.

RP: Se está discutiendo una resolución para ordenar la pesquería, hay propuestas de reducir los días de pesca, las toneladas de captura por barco… ¿Consideran que son medidas necesarias para reducir el esfuerzo?

PMD: En principio te puedo decir que me pone contenta que estén analizando todas las posibilidades para un escenario de baja. La autoridad de aplicación y especialmente el subsecretario Carlos Liberman entendió que el langostino no está en una situación complicada, pero tampoco en alza como cuando recibió la administración. Por eso están pensando en medidas a tomar en un momento de crisis o en el que veamos que hay muchos cambios. No sé si esas medidas son las adecuadas, pero sí nos parece muy alentador que tengan claro que el langostino no seguirá siendo la panacea si no lo cuidamos. Esta es una especie de vida corta que tiene una fase larval que es muy vulnerable a cambios en el ambiente y si hubiese algún escenario desfavorable ambiental en las más importantes zonas de reproducción y cría, podríamos tener alguna baja que no se relacione con el esfuerzo pesquero ni con las regulaciones, ni con lo que nosotros vemos. Por eso es tan importante monitorear continuamente la población para poder ver continuamente los efectos, ya sea del ambiente o del esfuerzo inmediatamente.